EN LA OPINIÓN CIUDADANA: “EL 18 DE MARZO QUE SEPULTÓ LA MEMORIA”

  Por: MC. Juan Manuel Pascual Alarcón Sánchez  El sol se asomaba y pegaba fuerte, vacilando entre las nubes y bailando con las sombras. Algunos desfilaban pero con otros...

 

Por: MC. Juan Manuel Pascual Alarcón Sánchez

 El sol se asomaba y pegaba fuerte, vacilando entre las nubes y bailando con las sombras. Algunos desfilaban pero con otros pasos; afligidos y llenos de sudor, de ese sudor que se impregna en los tiempos de gloria, que recorre los cuerpos cansados y los sueños estériles de un porvenir destinado a ocultarse… el sol seguía bailando, danzando la mentira…

 

El pasado viernes 18 de Marzo se conmemoró un aniversario más de la así denominada “expropiación petrolera” realizada por el que fuese uno de los más reconocidos Presidentes de los Estados Unidos Mexicanos, Lázaro Cárdenas; en un acto de valor histórico éste decide quitarles el control del Petróleo a las Compañías Británicas y Estadounidenses para solidificar la industria y que el Estado tome el control de la explotación del recurso.

Muchos fueron los años de gloria que permitieron la solidificación de la Paraestatal y favorecieron a la economía del país: el famoso boom petrolero y sus consecuencias a favor de la movilidad de capital, los grandes y cuantiosos empréstitos que comprometían el recurso para el crecimiento económico nacional ante organismo financieros como el FMI (Fondo Monetario Internacional) y el BM (Banco Mundial).

Es también en el periodo de Lázaro Cárdenas cuando nace y se impulsa el Corporativismo, ante la creación de organizaciones sindicales viene también la aparición de la concentración de poder de las mismas organizaciones; el charrismo sindical hace su aparición y toma control direccional de las diversos sindicatos, empoderando a la oligarquía mexicana y corrompiendo la inserción de los trabajadores a estas empresas paraestatales.

Con los diversos programas económicos desde el desarrollo estabilizador, el crecimiento hacia afuera y hacia adentro y el desarrollo compartido; enmarcado en el modelo económico llamado ESTADO BENEFACTOR, la intervención del Estado en la economía nacional permitió una cierta estabilidad de los derechos laborales y la protección de los trabajadores para su retiro y la garantía de su bienestar económico-social.

Es en la década de los 80´s con Miguel de la Madrid Hurtado que ascienden los Tecnócratas al poder; es la década de los grandes cambios y del Nuevo Orden Mundial, el derrumbe del históricamente llamado Socialismo Real, el desplazo del modelo económico del Estado Benefactor por el nuevo modelo diseñado por estudiantes de la Escuela de Chicago “Los chicago Boys” denominado NEOLIBERALISMO, orquestado por Margaret Thatcher (Thatcherismo) y Ronald Reagan (Reaganomics). Es la década donde resurge inherente al modelo la filosofía del laissez faire, laissez passer (dejar hacer, dejar pasar); donde se impulsa la libre competencia, el derrumbe de las fronteras, la eliminación del proteccionismo, la eliminación de la participación del Estado en la economía nacional, la destrucción del Estado Nación, la usurpación de la Soberanía Nacional, la entrega de los recursos estratégicos a la iniciativa privada, la desaparición de los sindicatos y su reducción de funciones, es también donde se golpea brutalmente a los contratos colectivos de trabajo y donde comienza la reducción gradual de todos los beneficios de los trabajadores de las paraestatales (PEMEX, CFE, IMSS, etc.).

Es en esta década que el Neoliberalismo se inserta en la mayoría de los países, es en esta década donde también se apodera de México y de manera paulatina va logrando sus objetivos a través de los diversos periodos presidenciales: Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y ahora Enrique Peña Nieto quien será el que concrete todos los pactos realizados desde el primer movimiento; todos ellos, sin importar el Partido Político ni su forma de gobierno, sin importar su ideario e ideología que pugna hacia una democracia destruida, todos ellos, sin posibilidad de la “alternancia”, todos ellos y la mayoría representativa en la Cámara de Diputados y Senadores, todos ellos y los partidos de oposición que se conformaron con intentar gestionar y reducir los votos, pero que fueron favorecidos a través de alianzas y pactos políticos; todos ellos y los que siendo el cuerpo laboral de PEMEX, siguen ilusos creyendo en la “modernización de la industria”, en la no solvencia de recurso para adquirir tecnología, en que nos les alcanzará el día y el tiempo en el que tengan que ser despedidos u obligados a renunciar, en el que siendo vulnerables tendrán que buscar el sustento de otra manera, en el que a pesar de todos los devenires son capaces de desplegar una manta que cita lo siguiente: “Hoy, en respaldo del Presidente Enrique Peña Nieto como hace 78 años se respaldó al General Lázaro Cárdenas del Río, los trabajadores aportaremos nuestro esfuerzo para consolidar a la industria petrolera del país”. Todos ellos y los que se sigue creyendo en un líder sindical nacional que solo se conformó con levantar la mano para aprobar la propuesta de reforma y dándose vuelta SEPULTÓ LA MEMORIA de nuestro correr histórico.

 

El sol sigue danzando la mentira y las sombras se hacen cada vez más pesadas…

 

Contacto: pascualalarcon@hotmail.com

 

Categorias
OPINIÓN CIUDADANA
Un comentario
  • rosy Hernández
    21 Marzo 2016 at 8:17 AM
    Deja una Respuesta

    Ha dañado profundamente el silencio de nuestra parte ante lo que veíamos y escuchábamos. Hemos participado de alguna manera con nuestra actitud en la destrucción de la riqueza, del oro negro.

  • Deja un comentario

    Relacionado con

    Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com