IMG_20160209_210934

¿Has escuchado a alguien decir…”Soy la perfección andante, soy guapísim@”?

Trastorno narcisista de la personalidad.

Por Betzabé Vancini Romero

Psicoterapeuta

De los autores de “¿Cómo puedes hacerme esto a MÍ?”, “Mira nada más qué suerte tienes de estar conmigo”, y “Soy lo mejor que te ha pasado en la vida”, llega el “Estoy enamorad@ de mí mism@”: Trastorno Narcisista de la Personalidad.

El narcisismo viene de aquel cuento en el que Cupido, por accidente, flecha a Narciso mientras se mira en el reflejo del lago. Narciso queda tan prendado de su propia imagen que muere a orillas del lago y se convierte en una planta para poder seguir contemplándose. Así mismo pasa con las personas con trastorno narcisista de la personalidad. Suelen ser personas que viven en el espejo y cuyos objetivos en la vida siempre van orientados a satisfacer sus necesidades de manera egoísta y sin contemplar a otros.

Estas son algunas de sus características:

  1. Son incapaces de empatizar: no pueden ponerse en el lugar del otro porque lo importante son ellos mismos.
  2. Necesitan recibir reconocimiento todo el tiempo: necesitan aplausos, halagos y elogios para sentirse importantes para alguien.
  3. No escuchan: no les interesa realmente la interacción con otros siempre que no sea hablar de sí mismos. En vez de escuchar, suelen sólo esperar su turno para hablar comenzando con “Yo…”, “Yo…”.
  4. Son explotadores: exprimen el máximo de los demás para su propio beneficio, desde el trabajo hasta la pareja y los hijos.
  5. Crean fantasías de poder, reconocimiento o belleza: suelen exagerar la realidad para que otros los vean como triunfadores y como ejemplo a seguir.
  6. Viven preocupados por su imagen y su fama: se esmeran demasiado en lograr la apariencia física que desean. Les gusta ser reconocidos por su atractivo y le dan mucha importancia a “su nombre”. Por ejemplo: “deberías sentirte orgulloso de ser hij@ mí@, Fulano de Tal”.
  7. Son incapaces de amar: un narcisista sólo siente amor por sí mismo así que será incapaz de sentir verdadero amor por una pareja, su familia, mascota o cualquier cosa que no se trate de sí mismo.

¿Qué mueve a un narcisista?

La profunda necesidad de reconocimiento y la satisfacción egoísta de sus necesidades. Esto suele estar originado porque durante la infancia, no recibió la validación o aprobación suficiente de parte de sus padres. Tiene que hacerse notar y volverse “importante” para el mundo porque, contrario a lo que parece, no es importante para sí mismo. Su autoestima suele estar muy lastimada y por eso necesita que otros le hagan cumplidos.

Suelen motivarse a partir de la envidia y devaluando a otros. Codician lo que otros tienen y suelen demeritar lo que las otras personas han hecho para conseguirlo. Suelen hacer comentarios agresivos como “si tú lo lograste, yo también lo puedo hacer”, “no sé cómo consiguió ese trabajo si es fea y tonta”.

Para un narcisista nunca nada es suficiente. No importan los méritos o los logros que tengan sus familiares, pareja o amigos, siempre habrá algo más que hacer. No aceptan sus errores y son absolutamente intolerantes con los errores de otros. Como padres suelen ser desmedidamente exigentes y suelen condicionar su afecto a que sus hijos cumplan con sus expectativas de éxito.

Los narcisistas no buscan amigos, buscan tener un séquito. No buscan una pareja, quieren fans o seguidores. No buscan conocer y compartir con las personas, sino que los conozcan y los admiren por ser como son.

¿Se cura? ¿Cómo?

El trastorno narcisista de la personalidad es de los más difíciles de tratar. La persona suele negarse a ir a terapia porque ‘no hay nada malo en él/ella’ y porque ‘el psicólogo/a no es nadie para decirle qué hacer con su vida’. Suelen comenzar un proceso de psicoterapia únicamente cuando están deprimidos y se sienten fracasados. Este es el peor sentimiento que pueden experimentar y usualmente se deprimen hasta el punto de la autodestrucción.
Es importante asistir con un profesional de la salud mental y considerar una evaluación. Finalmente, la vida es mucho más que el propio reflejo en el espejo.