SALMANTILEAKS

Por Gabriela Rodríguez.

EL ALCALDE ARREDONDO DEBE RENUNCIAR; SALAMANCA SE ENCUENTRA EN UNA CRISIS DE VIOLENCIA QUE CADA DÍA SE PONER PEOR, NI LA FUERZA POLICIACA SE SALVA.

Salamanca se convirtió en una Ciudad sin ley, los policías que fueron levantados el día de ayer se suman a la violencia incontrolable en Salamanca, en el estado de Guanajuato.

Mientras tanto, su inexperto alcalde se ha quedado estático y mudo, ya que su figura como representante de un municipio no representa nada.

Claramente rebasado por la violencia e inseguridad, denota que el alcalde no pudo resolver los problemas que cada día suben un escalón más de gravedad.

Los policías levantados, también son padres de familia, hermanos, etcétera, y más familias siguen sufriendo de la delincuencia, como policías ni siquiera ellos se han librado de la inseguridad, ahora bien, que pueden esperar los demás ciudadanos salmantinos.

Con un alcalde que no atina a dar por lo menos un mensaje de esperanza, y mucho menos de realmente hacer algo por su pueblo, la desesperanza sacude a los salmantinos, que con lástima ven como su ciudad literalmente se echó a perder.

El municipio de Salamanca, enclavado en el bajío guanajuatense, tiene una autoridad solamente de nombre, porque de hechos y resultados, hace mucho que perdió el control.

El alcalde se prepara a rendir su segundo informe de gobierno; si acaso queda en él algo de cordura y de interés por sus conciudadanos, lo más sensato es que ni siquiera lo lleve a cabo y renuncie a la brevedad, ya que lo único verdadero que podrá informar será la gravedad de la inseguridad y los innumerables asesinatos que están sucediendo.

Los salmantinos no merecen lo que está pasando.

” El problema de este país es que hay demasiados políticos que creen, con una convicción basada en la experiencia, que se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo”.

 

Contacto: gabyrdzluna3@gmail.com 

Categorias
EDITORIALES
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com