A ti maestro (parte 1) Altagracia Mosqueda Liceaga Primera escuela normal rural en México La profesión docente está catalogada como loable, emérita, noble, en la que se producen conexiones...

A ti maestro (parte 1)
Altagracia Mosqueda Liceaga

Primera escuela normal rural en México

La profesión docente está catalogada como loable, emérita, noble, en la que se producen conexiones interpersonales que van dejando huella en la vida tanto del propio docente, del pupilo y de las personas que rodean a ambos.

La formación de docentes en México tiene sus orígenes en el sistema lancasteriano (el que demostraba mayores aptitudes, sentido común y conocimientos generales le enseñaba a los demás).

Con la creación de las escuelas normales se deja atrás este sistema comenzando con una escuela moderna, nacional, gratuita, obligatoria y laica: popular.

El año 1887 se inaugura la Escuela Normal del Estado de Veracruz en la ciudad de Jalapa. Esta institución estuvo ligada a las concepciones de Enrique C. Rébsamen, para quien las escuelas normales debían ser “instituciones flexibles y abiertas a las ideas nuevas en materia de educación y enseñanza y a los movimientos científicos de la época”.

De manera paralela, en la Ciudad de México, Justo Sierra instruía a Ignacio Manuel Altamirano a que presentara un proyecto para fundar la Escuela Nacional de Maestros en esa ciudad. Se promulgó la fundación de escuelas normales con el propósito de preparar un profesorado consciente de su función social y debidamente capacitado.

Para los gobernantes mexicanos era indispensable formar educadores que contaran entre sus haberes con los conocimientos científicos, artísticos y pedagógicos que les permitieran hacer frente al enorme reto de formar ciudadanos y educar a los mexicanos que sacaran al país de la debacle. Se trataba de verdaderos pensadores, artistas y científicos, pues su labor era fundamental: la formación de los niños y jóvenes mexicanos.

El enorme prestigio y legitimidad que lograron las escuelas normales que surgieron en México a finales del Siglo XIX y la construcción de nuevos horizontes, donde el elemento de mayor prestigio en la práctica educativa dejó de ser la práctica virtuosa y el dominio pedagógico cedía el paso al compromiso social con los más pobres: las Escuelas Normales Rurales.

Las Normales Rurales comenzaron en 1926.

La primera Escuela Normal Regional fue la de Tacámbaro, Michoacán, con la finalidad de formar maestros que se convirtieran en líderes de las comunidades, empleando para ello la propuesta pedagógica de John Dewey (máxima participación de los educandos a través de la reorganización y reconstrucción de la experiencia). Las primeras normales trabajaron un plan de dos años combinando materias académicas con el aprendizaje de labores agrícolas y oficios. En la legislación de 1927 se estipuló que todas las normales tendrían internado y que los alumnos contarían con becas.

Contradictoriamente a la idea del progreso e igualdad social, la sociedad mexicana marcada considerablemente por ideas conservadoras adjudicadas principalmente por el clero, inicia una persecución salvaje en contra de los docentes quienes pretendían promover la educación laica, las ideas de libertad y de progreso, los intentos de implantar la enseñanza socialista y los rudimentos de la educación sexual en las escuelas primarias, habían motivado las reacciones violentas de grupos de fanáticos que destruían las escuelas y los libros de texto, asesinaban, mutilaban y ultrajaban a las maestras y maestros rurales.

Muchos fueron los caídos y pocos los reconocidos, se hace necesario reconocer, ponerle nombre y apellido a quienes con su valentía y decisión fueron los impulsores del cambio educativo en nuestro país a costa de su muerte, maestros que en su formación internalizaron la necesidad de una sociedad educada para transformar sus condiciones de vida, maestros normalistas rurales que fueron formados y educados para servir a su pueblo, para amar a su patria.

Necesario es dar a conocer algunos nombres y la forma violenta en que fueron sacrificados porque de alguna manera en estos momentos los maestros normalistas nos enfrentamos de igual manera a la violencia gubernamental, al desprecio social generado por los medios de comunicación, al señalamiento vituperoso de las autoridades por querer defender la educación pública, por querer defender nuestros espacios educativos, nuestra labor docente.
Aquí una muestra de lo que una sociedad desinformada o mal informada puede hacer para dañarse a sí misma.

Profesora Normalista María Rodríguez Murillo

“La madrugada del 26 de octubre de 1935, los cristeros le advirtieron a la maestra que se fuera del pueblo; como no lo hizo la violaron, la golpearon, la amarraron con una soga de los pies y la arrastraron a galope de caballo por el camino terregoso que lleva a la salida de Hiscolco, municipio de Tabasco, Zacatecas. Le cortaron los senos y los colgaron en arbustos localizados en la orilla del camino; uno a la derecha, otro a la izquierda, como ejemplo para que los demás maestros rurales desistieran de impartir educación socialista. A la mañana siguiente del sangriento asesinato, el cura del lugar ofició misa y absolvió a los asesinos” (“Víctima de fanatismo y rencor religioso”, El Universal 17 de junio de 2001). La señorita Murillo fue acusada de ser comunista y de apoyar el reparto de tierras, mientras que la gran mayoría del clero condenaba el agrarismo y amenazaba a los campesinos que recibieran tierras con los castigos eternos del infierno, también tuvo enfrentamientos con el cacique del lugar porque éste no quería que sus trabajadores aprendieran a leer y a escribir, mientras el cura la tachaba de hereje.

Profesor Normalista Carlos Toledano

“De acuerdo con Indalecio Sáyago, político mexicano que en esa época era maestro rural decía: “Los terratenientes, las guardias blancas, los acaparadores de los productos del campo, los curas, organizaron la más feroz campaña en contra de los trabajadores de la educación: maestras violadas y mutiladas de los senos, profesores desorejados y asesinados. En esos días, un grupo de guardias blancas, en pleno día, rodearon la escuela en donde laboraba el maestro Toledano, lo ataron con alambre de púas de pies y manos; con los muebles de la escuela, cuadernos y libros hicieron una hoguera y lo quemaron vivo frente a sus alumnos” (Miguel Baltazar Vázquez, Altotonga, un pueblo con historia, Altotonga Veracruz, 2005, pp 231-232).

Estos son sólo dos ejemplos. Tal vez se pueda pensar que era por la época, pero el desprecio que se tiene a la labor docente en nuestros días es el mismo, la profesión docente ha sido ridiculizada en programas de tv , con la película “De panzaso” dirigida por Loret de Mola y Juan Carlos Rulfo que casualmente se estrenó en el 2012, año en que inicia la promoción de La Reforma Educativa; el propio SNTE clasificó a sus agremiados en maestros buenos y maestros malos, entendiéndose por maestros buenos los que no cuestionan ninguna orden, los obedientes que sin chistar están dispuestos a todo con tal de quedar bien con el sistema sindical corrupto; los malos son aquellos maestros que cuestionan, que analizan, que se interesan por el bienestar de sus comunidades, aquellos que proponen y empujan a su pueblo a defenderse, ellos están en la mira y urge desaparecerlos.

Continuará…

Categorias
EDITORIALES
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

  • Biósfera (Kuxtal Yolistli)

    ¿Cómo está la participación ciudadana en el país? (parte1 de 3) Por: Manuel De la Torre Rivera Consejo Ecologista Guanajuatense A.C. organiza consulta ciudadana para protección del Cerro de...
  • Palabras MÁS…PALABRAS Menos

    TODOS SOMOS ACTORES, Y DIOS ES EL DIRECTOR. Por: Iván Juárez Popoca Guerrero Nos movemos de un lado a otro con cierta desesperación porque no nos conocemos a nosotros...
  • LA CHACHALACA

            Mis compas, otra vez no hay buen dominguito ni nada por el estilo… la ciudad sigue siendo zona de guerra y es una tristeza que cada día...
  • Eterna Jornada

    ¿Qué tan sostenible es la industria automotriz en el Bajío? Por: Manuel De la Torre Rivera Diversos estudios económicos y sociales señalan que la industria automotriz genera en nuestro...
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com