Esto es lo que debes quitar de tu dieta para poder bajar de peso

Las dietas bajas en carbohidratos pueden ayudar a mantener la pérdida de peso al aumentar la cantidad de calorías quemadas, según un estudio. Este efecto puede mejorar el éxito del tratamiento de...

Las dietas bajas en carbohidratos pueden ayudar a mantener la pérdida de peso al aumentar la cantidad de calorías quemadas, según un estudio. Este efecto puede mejorar el éxito del tratamiento de la obesidad, especialmente entre las personas con alta secreción de insulina (nivel de insulina 30 minutos después de consumir una cantidad estándar de glucosa), explican los autores de la investigación.

Se sabe bien que el gasto de energía disminuye con la pérdida de peso, ya que el cuerpo se adapta al disminuir el metabolismo y quemar menos calorías, lo que a menudo resulta en la recuperación del peso. Pero se sabe poco sobre cómo la composición de la dieta influye en esta respuesta adaptativa a largo plazo.

Una teoría (conocida como el modelo de carbohidratos e insulina) es que los incrementos recientes en el consumo de alimentos procesados y con alto índice glucémico desencadenan cambios hormonales que aumentan el hambre y elevan las probabilidades de que las personas suban de peso.

Para comprender mejor el papel de la composición dietética en el gasto de energía, los investigadores dirigidos por Cara Ebbeling y David Ludwig, del Hospital de Niños de Boston, en Estados Unidos, se propusieron comparar losefectos de las dietas que varían en la proporción de carbohidratos y grasas en el gasto de energía durante un periodo de 20 semanas.

El ensayo incluyó a 234 adultos con sobrepeso de 18 a 65 años de edad con un índice de masa corporal (IMC) de 25 o más que participaron en una dieta inicial para perder peso durante aproximadamente diez semanas. De estos, 164 lograron la pérdida de peso objetivo de alrededor del 10 por ciento del peso corporal y luego fueron asignados al azar para seguir una dieta alta (60 por ciento), moderada (40 por ciento) o baja (20 por ciento) de carbohidratos durante 20 semanas.

Cada participante recibió comidas completamente preparadas con un contenido similar de proteínas y grasas. Luego, los investigadores rastrearon el peso de los participantes y midieron el gasto de energía para comparar cómo quemaron calorías los diferentes grupos con el mismo peso.

Después de ajustar los factores potencialmente influyentes, encontraron que, durante las 20 semanas, el gasto total de energía fue significativamente mayor en los participantes de la dieta baja en carbohidratos en comparación con la dieta alta en carbohidratos.

Los participantes en la dieta baja en carbohidratos quemaron entre 209 a 278 kilocalorías por día más que los de la dieta alta en carbohidratos, o un aumento de alrededor de 50 a 70 kilocalorías por día por cada 10 por ciento de disminución en la contribución de carbohidratos a la ingesta total de energía.}

En aquellos con la mayor secreción de insulina al inicio del estudio, la diferencia en el gasto total de energía entre las dietas altas y bajas en carbohidratos fue aún mayor: hasta 478 kilocalorías por día, en consonancia con el modelo de carbohidratos e insulina.

Si este efecto persistiera “se traduciría en una pérdida de peso estimada de 10 kilogramos después de tres años, suponiendo que no haya cambios en la ingesta de calorías”, escriben los autores. Las hormonas involucradas en el balance de energía (grelina y leptina) cambiaron de una manera potencialmente ventajosa en los participantes asignados a la dieta baja en carbohidratos en comparación con los asignados a la dieta alta en carbohidratos.

Dieta vegetariana ayuda a mantener bajo control diabetes tipo 2

Los autores señalan algunas limitaciones del estudio y no pueden descartar la posibilidad de que algunos de los efectos observados puedan deberse a otros factores no medidos. Sin embargo, dicen que este gran ensayo muestra que la composición de la dieta parece afectar al gasto de energía independientemente del peso corporal.

“Una dieta con bajo índice glucémico y alta en grasas podría facilitar el mantenimiento de la pérdida de peso más allá del enfoque convencional de restringir la ingesta de energía y fomentar la actividad física”, concluyen. Y requieren una investigación adicional para explorar más estos efectos y desarrollar intervenciones apropiadas de comportamiento y ambientales para su traducción a la salud pública.

Categorias
SALUD
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com