¿Estudiantes dormidos en clase? Un estudio afirma que el celular es el culpable

Además de obstaculizar el desarrollo intelectual y emocional de los niños (ver recuadro), la ciencia nos ofrece otro motivo para reducir el tiempo que nuestros hijos dedican al uso...

Además de obstaculizar el desarrollo intelectual y emocional de los niños (ver recuadro), la ciencia nos ofrece otro motivo para reducir el tiempo que nuestros hijos dedican al uso de dispositivos electrónicos, principalmente en las noches: Se están durmiendo en la escuela.

De acuerdo al director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS), Reyes Haro Valencia, cerca del 10% de niños mexicanos se quedan dormidos en clases a causa de sus horas inadecuadas de sueño. ¿La razón? Han desarrollado una adicción al uso nocturno de celulares.

Incluso cuando no están con la cabeza apoyada sobre un pupitre, la falta de sueño es capaz de afectar su rendimiento escolar. De acuerdo al doctor Reyes Haro, 60% de adolescentes duermen menos de las 7 horas recomendadas de sueño por sus hábitos de consumo, es decir, no se pueden despegar del smartphone o la tablet a la hora de acostarse.

Explica el doctor:

“La falta de sueño produce lo que se conoce como ‘fase retrasada de sueño’, lo que tiene consecuencias en los ciclos naturales internos del cuerpo que regulan diversos procesos psicológicos y biológicos y provoca que los jóvenes tengan mucho sueño.

En concreto, esto se debe a un desajuste del reloj biológico, el cual coordina el control de la temperatura corporal, la producción de hormonas, la regulación de la alimentación, y claro, el ciclo sueño-vigilia. Es por tal motivo que es necesario una adecuada higiene del sueño, ya que ésta implica un menor riesgo de obesidad, mayor bienestar psicológico, mejor funcionamiento cognitivo y menor conducta de riesgo.

“Los padres deben ser firmes y no permitir ningún tipo de dispositivo a niños entre uno a dos años y autorizar un máximo de una hora por día para los niños de dos a cinco años, y de dos horas por día sin contenido violento para los niños de cinco a 12 años.

Encima de esto, los niños también son susceptibles a padecer trastornos vinculados a horas irregulares de sueño y esto se refleja en el 30% de las consultas al pediatra. En este rubro, los casos más comunes son por pesadillas (45%), insomnio infantil (30-35%), somniloquia (21%), sonambulismo (10-15%), terrores nocturnos (8-13%), bruxismo (4%) y movimientos rítmicos de adormecimiento (3%).

Con información de Notimex.

Categorias
SALUD
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com