ETERNA JORNADA

Las huelgas y las luchas sociales en la Historia (Parte1 de 4) Por: Oscar Alzaga * «Porque más que la ceniza me importa la sangre». Efraín Huerta Amor, Patria...

Las huelgas y las luchas sociales en la Historia (Parte1 de 4)

Por: Oscar Alzaga *

«Porque más que la ceniza me importa la sangre».

Efraín Huerta

Amor, Patria mía.1981

Resumen: El ejercicio del derecho de huelga ha decaído al extremo, igual que la negociación colectiva, hoy sustituida por la de “protección patronal”, a la vez que la sindicalización reduce su número y debilita su fuerza, abandona el sindicalismo oficial o “charro”, y la CTM y CROC se deslizan al sindicalismo patronal, como resultado de 35 años del neoliberalismo de seis sexenios. La legislación laboral hizo un viaje histórico de ser vanguardia internacional el artículo 123 constitucional de 1917, al brutal retroceso que significa el proyecto de reforma laboral de Peña y Meade de 2017-18. A éste retraso y descomposición de facto de los derechos corresponde la inaplicación cotidiana de la legislación laboral de estos sexenios, con la complacencia del sindicalismo oficial blanco y una decisiva presión patronal. Antes -con todos sus defectos- gobernaba el Estado Mixto, ahora son los empresarios oligarcas nativos y extranjeros quienes someten a gobernantes y autoridades de Conciliación y Arbitraje. A éste modelo de sindicatos, de contratación colectiva y huelga, se agrega el tope salarial que garantiza los bajos salarios a la vez que impide el derecho de libre negociación colectiva, a tal conjunto lo garantiza la nula libertad sindical, salvo una minoría. Así, la mentira -como política de gobierno- y la corrupción resultan indispensables para la política anti-sindical e ilegal que prevalecen. Solo como obra de los trabajadores en un sindicalismo independiente, podrán restablecer y hacer que se cumplan sus derechos. En la historia oficial y de la derecha cada vez menos aparecen las luchas populares y obreras, las huelgas, la lucha de clases y los valores que orientan a sus protagonistas.

Las huelgas y las luchas populares que forman parte inseparable de la historia de México por jugar un papel decisivo en su curso, cada vez son menos estudiadas, las historias -oficial o de derecha- las excluyen deliberadamente o les restan significación. No les conviene que se tome conciencia de la historia por la sociedad ni de los cambios que pueden producir las luchas en la realidad, en la que han dejado una profunda huella. La auténtica historia y su conocimiento, juegan un papel desatacado en la conciencia ciudadana. La historia es la memoria de la sociedad, como en un ser humano la memoria es un órgano vivo, decisivo para su inteligencia, imaginación y cultura.

Por ello los neoliberales borran la historia o la distorsionan en las escuelas y en los medios de comunicación. Como ocurrió con la conmemoración de los 200 y 100 años de la Independencia y Revolución, en la grotesca exposición estilo Televisa –vacía de contenido- que se montó a todo lujo en el Palacio Nacional en 2010.

Como se sabe, en los últimos sexenios deliberadamente reducen la historia y otras materias en la enseñanza básica y superior, todas las que pongan en peligro el conformismo que se fomenta desde el gobierno y la derecha en sus universidades.

En los libros serios de historia es común, por ejemplo, analizar la pugna Cárdenas-Calles de 1935, en la esfera de contradicciones de la cúpula del poder, se complacen en los aspectos secundarios. Y olvidan la causa central de la pugna: la ola de huelgas de 1935 que llegó hasta 642 ese año (1), debido al descontento social acumulado por la crisis de 1929 a 1934 y a que en 20 años la revolución poco o nada había cambiado de la realidad laboral. Pero las huelgas y la crisis elevaron la contradicción capital-trabajo al primer plano, en la que todos los actores políticos del momento se definieron: a favor o en contra de las huelgas, hasta llegar a la confrontación Calles-Cárdenas. Detrás de ese escenario se libraba la intensa lucha de clases, que los historiadores ignoran o minimizan a propósito.

En la historia es común el olvido de la acción y el papel de los pueblos y de los trabajadores en los momentos cruciales y trascendentes de la nación, veamos:

Este año se festeja “El Camino Real de Tierra Dentro”, que realmente fue la ruta de las minas de plata del norte, y se olvida que antes fue: el Camino de Muerte y la Sangre Indígena que dejaron las guerras de la corona Española en el Peñón del Mixtón en 1541 y de la Chichimeca de 1547 a 1600, para abrir esas rutas de minas de oro y plata: de la capital de la Nueva España, pasando por Guadalajara, Zacatecas, Durango y Chihuahua, hasta alcanzar Paso del Norte y llegar a Santa Fe. A costa de lo que fuera, de guerras heroicas de pueblos enteros y de ejércitos criminales, con vidas de los indígenas por defender sus poblados, territorios, usos, costumbres y religiones. La guerra del Mixtón generó más de 100 mil muertos y la Chichimeca aún más, nos recuerda Joaquín García Icazbalceta y Miguel León Portilla, sus principales historiadores. (2)

Después, en esas mismas minas trabajarían indígenas, negros y mestizos en infiernos laborales, así reconocidos desde los tiempos de la Biblia: las piedras en la obscuridad y muerte en la sombra, dice el libro de Job. Porque si en Europa hubo maltrato a sus obreros, acá sumaron la discriminación, ya que los hijos de españoles por el solo hecho nacer en “Las Indias”, dejaban de ser españoles y eran criollos, un escalón social y racial abajo. ¿Qué suerte tendrían los demás? Se sabe que la conquista coincidió con la política racial del imperio Español de “la limpieza de sangre” de los Reyes Católicos, para expulsar árabes y judíos. En la novela Germinal de Emilio Zolá de 1885, los mineros del norte de Francia bajaban con sus familias, hijos y esposa a trabajar. Ese mismo año el capital francés abre la mina El Boleo en Baja California Sur, cuyos cementerios son famosos por la forma en que morían cientos de mineros y sus familias.

La patria:

Un río de nombres ensangrentados

Eduardo Mitre. Razón ardiente. 1982

En las minas de la colonia surgió espontáneamente el tumulto, precursor de la huelga, por los abusos patronales, ya que primero para estimular el trabajo los patrones crearon un incentivo “el partido”; un premio por la explotación adicional del trabajo, después el patrón consideró que “el partido” era excesivo y que le tocaba a él, por lo que lo retiró a los mineros, provocando gran descontento que se manifestó en los tumultos, que eran protestas y paros de labores. Destacando de las decenas que hubo en el siglo XVIII, el de miles de mineros de Real del Monte el 15 de agosto de 1766, que de hecho prolonga el conflicto hasta 1775. Justo en esa segunda mitad de siglo, sube como nunca la producción de plata y oro, como lo informa Humboldt en su Ensayo Político sobre la Nueva España. Los tumultos fueron los precursores de la huelga, desde entonces. (3)

«¡Salud, oh creadores de la Profundidad!»

César Vallejo

Apenas 12 días después del levantamiento del 16 de septiembre de 1810, los mineros de la Valenciana hicieron volar con pólvora las puertas de la fortaleza española de la Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato, cuando los independentistas con Hidalgo a la cabeza iban a perder ese combate, pues ni los militares de Allende podían tomar la fortaleza. Intervinieron los mineros para ganar la primera gran batalla de la Independencia, igual que en la del Cerro de las Cruces. Para muchos la Alhóndiga equivale al triunfo de la Bastilla en Francia. (4)

Antes de la Revolución de 1910 e impulsándola en forma decisiva, ocurren las huelgas de 1906 de Cananea y de 1907 la de Río Blanco, ya como un modelo moderno de huelga que impulsan los magonistas, en la dictadura cuando todas las libertades estaban prohibidas, cuyos líderes mineros estarían en 1917 en los debates del Constituyente: Manuel M. Diéguez, Esteban Baca Calderón y de Guanajuato Nicolás Cano, quienes junto con Francisco J. Múgica, Heriberto Jara y otros, hacen surgir el célebre artículo 123, una legislación constitucional laboral en 1917 de vanguardia internacional. Superior a la Constitución de Weimar de Alemania de 1919, que fueron las primeras del mundo.

Continuará…

Notas:

1. Guadalupe Rivera Marín, El Mercado de Trabajo. Ed. FCE. 1955. Se recuenta información de las huelgas, de los huelguistas, de los sindicatos y sus afiliados, los contratos colectivos y evolución.

2. Miguel León-Portilla. La flecha en el blanco. Ed. UNAM. 2005. Y Joaquín García Icazbalceta. La Bibliografía Mexicana del siglo XVI. Ed. FCE. 1966. Ambos autores son los mejores historiadores.

3. La Clase Obrera en la Historia. De la Colonia al Imperio. Varios autores. Tomo I. Ed. Siglo XXI. 1983. En total son 17 tomos.

4. Pedro García. En la guerra de Independencia con Hidalgo. Ed. PRI, 1982. Es un testimonio personal de quien acompañó a Hidalgo los primeros meses en particular en la toma de la Alhóndiga de Granaditas el 28 de septiembre de 1810.

*Abogado miembro de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos y la Asociación Latinoamericana de Abogados Laboralistas

Categorias
EDITORIALES
Un comentario
  • A. Hausser , Roma TEXAS
    5 diciembre 2018 at 4:16 PM
    Deja una Respuesta

    970 millones de dolares y 1,250 asesinatos son directos de la burocracia y políticos que le deben a la sociedad salmantina los señores del poder . (Datos de la OCDE). Y siguen por el mismo camino. YA BASTA.

  • Deja un comentario

    Relacionado con

    • ETERNA JORNADA

      Las huelgas y las luchas sociales en la Historia (Partei 2 de 4) Por: Oscar Alzaga * La edad de oro de las luchas obreras y populares En el...
    • LA REFINERA.

        DE VERGÜENZA.- Finalmente salió a relucir el peine que descaradamente durante la última administración más que se trató de ocultar cuándo a claras luces era más que evidente...
    • B i ó s f e r a ( Kuxtal / Yolistli)

      El medioambiente, equilibrio, justicia y paz Alberto De la Torre Gleason La obra de la justicia será paz, y el servicio de la justicia, tranquilidad y confianza para siempre....
    • LA CHACHALACA

      Mis compas buen dominguito tengan todos ustedes!! Ya estamos por arrancar las festividades navideñas, que nervios!! Ya estoy por gastarme el aguinaldo en los regalos, por lo pronto amonos...
    WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com