Guía práctica sobre el cáncer de mama

Un diagnóstico de cáncer suele ir acompañado de un mar de dudas. La estadounidense Wendy Wisbaum fue diagnosticada de cáncer de mama en 2012. Como entonces se quedó decepcionada...

Un diagnóstico de cáncer suele ir acompañado de un mar de dudas. La estadounidense Wendy Wisbaum fue diagnosticada de cáncer de mama en 2012. Como entonces se quedó decepcionada por la falta de una guía completa sobre la enfermedad desde el punto de vista de las pacientes ha escrito ‘Cáncer de mama. Guía práctica’ (La Esfera de los Libros) para intentar resolver las dudas de muchas personas.

“Tenia cancer de mama. En esos primeros minutos, con esas pocas palabras, mi vida paso ante mis ojos y dio un giro de ciento ochenta grados. Empece con el proceso vertiginoso de examenes adicionales, doctores, resultados, opciones de tratamiento e implicaciones. Lidiar con todo ello fue abrumador. Fue algo que me sorprendio porque el cancer de mama es muy comun y afecta a 1 de cada 8 mujeres. De hecho, yo misma tenia al menos 5 amigas que lo habian sufrido”, reconoce la máster en Política Sanitaria y Gestión por la Universidad de Harvard.

En este manual, que cuenta además con el aval de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), ha sido supervisado por doctora Lucia Gonzalez-Cortijo, especializada en mama y ginecologia oncologica y presidenta de la Fundacion La Vida en Rosa, y destaca entre otros puntos

*Según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de mama es el más habitual entre las mujeres de todo el mundo. Afecta a 1 de cada 8 mujeres de los países industrializados en algún momento de sus vidas. Es un tipo de cáncer fácilmente controlable y la tasa de supervivencia a 5 años supera el 85%. En los casos en los que no se detecta cáncer fuera de la mama, las tasas de supervivencia a 5 años superan el 98 %.

*El cáncer de mama surge cuando las células de la mama se dividen y crecen fuera de control y generan un tumor. Existen numerosos tipos de cáncer de mama y cada uno de ellos está definido por las células de la mama que se convierten en tumorales.

La mayor parte de los cánceres de mama surgen en los conductos galactóforos (conducen la leche hasta el pezón). Un porcentaje más reducido nace en los lóbulos, y un porcentaje todavía menor surge en otros tejidos de la mama. “Lo verdaderamente inusual del cáncer de mama es que en la mayoría de los casos la enfermedad no es visible ni palpable, por lo que una detección temprana y los chequeos revisten muchísima importancia”, aprecia Wisbaum.

TIPOS DE CÁNCER:

  • Cáncer invasivo: El carcinoma ductal infiltrante es el cáncer que nace en los ductos de la mama e infiltra el tejido mamario fuera de ellos. El carcinoma lobulillar infiltrante es el cáncer que surge en los lóbulos de la mama e infiltra el tejido mamario fuera de ellos.

Otras formas menos habituales de cáncer de mama incluyen la enfermedad de Paget (un tipo poco común de cáncer que afecta a la piel del pezón y la areola y que casi siempre aparece asociado a un tumor mamario); el cáncer de mama inflamatorio (cáncer de mama que se detecta por la inflamación y el enrojecimiento que causan las células tumorales al bloquear los vasos linfáticos de la piel); tumor Filodes (un tipo de cáncer de mama muy raro que surge en el tejido conectivo y no en los lóbulos); y el angiosarcoma (cáncer que surge en las células de los vasos sanguíneos). Es un cáncer poco frecuente que puede aparecer excepcionalmente años después como una complicación de la radioterapia de la mama.

  • Cáncer no invasivo: El carcinoma ductal in situ o CDIS aparece cuando se desarrollan células tumorales dentro de los ductos de la mama y aún no se han expandido fuera de estos. El carcinoma lobulillar in situ o CLIS es menos habitual y se caracteriza por la presencia de células anormales en los lóbulos que todavía no se han expandido fuera de estos. Aunque en ambos casos se trata de tipos de cáncer no invasivo, el CDIS y el CLIS pueden acabar convirtiéndose en un cáncer invasivo si no se tratan de la manera adecuada.

Entre los procedimientos y las pruebas más importantes para el diagnóstico del cáncer de mama se encuentran la exploración clínica de la mama, la mamografía, la ecografía de mama, la resonancia magnética (RM) y la biopsia de mama. En ocasiones, el médico pedirá que te hagan pruebas diagnósticas adicionales antes o después de que te hagan una biopsia.

*El tratamiento del cáncer de mama se ha estudiado en profundidad y se realiza siguiendo procedimientos y protocolos muy detallados y acordados a escala internacional. “Además, la Oncología no deja de mejorar y de evolucionar constantemente”, celebra.

“Tu médico y su equipo clínico multidisciplinar analizarán y debatirán tu informe patológico y el estadio en el que se encuentra tu tumor con vistas a dilucidar cuál será el mejor tratamiento para ti. Gran parte de esta decisión se realiza en base a una serie de protocolos internacionales y tomando como base resultados documentados de pruebas clínicas y otros estudios bien conocidos. Ponte en manos de tu médico. Deja que el equipo clínico encargado de tu cuidado tome las decisiones difíciles e informadas en tu nombre”, aconseja la autora.

La cirugía es invariablemente una parte crucial en el tratamiento del cáncer de mama. Algunas mujeres se someten a una tumorectomía o cirugía conservadora de la mama. Esta técnica suele ir seguida de sesiones de radioterapia. Otras mujeres deben ser sometidas a una mastectomía, que consiste en la extirpación completa de la mama.

La quimioterapia se administra para destruir las células tumorales. A diferencia de la cirugía y la radioterapia, que se centran en zonas concretas del cuerpo, la quimioterapia aspira a eliminar las células tumorales del organismo en su conjunto. Ataca y destruye las células malignas que pueden estar diseminadas por el cuerpo, de forma microscópica y que pueden convertirse en metástasis en el futuro.

Por lo general, la quimioterapia se combina con la cirugía, la radioterapia o ambas. La quimioterapia puede utilizarse para reducir el tamaño del tumor antes o después de la cirugía. En ambos casos su objetivo es también eliminar la enfermedad micrometastásica. Por último, puede emplearse por sí sola o junto con otros tratamientos en caso de que el cáncer reaparezca.

La radioterapia es un tratamiento con radiación de mucha energía con la que se erradican células tumorales. Existen dos tipos básicos de radioterapia:

  1. Radioterapia externa, aquella en la que una radiación se realiza con una máquina llamada ‘acelerador lineal’ que emite rayos sobre una localización del cuerpo;
  2. Radiación interna o braquiterapia o introducción de un material radiactivo en una localización del cuerpo durante un periodo determinado de tiempo.

* Dos terceras partes de los cánceres de mama son hormonodependientes, con receptor de estrógeno positivo (ER+) y/o receptor de progesterona positivo (PR+). “Si tu cáncer de mama es ER-positivo o PR-positivo, lo más probable es que recibas algún tipo de terapia hormonal como complemento a la cirugía (y a la quimioterapia o radioterapia si son necesarias). La terapia hormonal se da en forma de pastillas y algunas veces inyectada. Su finalidad es evitar que las hormonas estimulen a los receptores de las células del tumor reduciendo así la posibilidad de que crezcan y se extiendan”, sentencia la experta.

Con información de Europa Press.

Categorias
NACIONAL
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com