Niños ‘youtubers’, la actividad que cuestiona los límites del trabajo infantil

Los menores ‘youtubers’, los adolescentes y niños que tienen sus propios canales en YouTube, han generado un debate en Francia, donde el Observatorio de Crianza y Educación Digital (OPEN) ha...

Los menores ‘youtubers’, los adolescentes y niños que tienen sus propios canales en YouTube, han generado un debate en Francia, donde el Observatorio de Crianza y Educación Digital (OPEN) ha sugerido la necesidad de una ley que regule una actividad que, como entiende, en ocasiones traspasa la barrera del ocio y se convierte en trabajo.

La publicación en algunos casos de hasta 30 videos al mes en canales protagonizados por menores ha motivado una preocupación en Francia que en España también existe, aunque no en los mismos términos.

Internet Segura for Kids (IS4K), el Centro español de Seguridad para menores en Internet, explica que “la cultura de consumir y compartir el día a día” en la Red es un “fenómeno relativamente reciente”, pero que cada vez tiene más aceptación entre los menores españoles y a edades más tempranas.

Según el estudio Net Children Go Mobile de EU Kids Online, que cita IS4K, la mayoría de los niños y adolescentes en España tiene diferentes dispositivos conectados a la Red, para “su uso habitual” y son “consumidores intensivos de formatos audiovisuales”.

En esta línea, YouTube es la plataforma que encabeza este tipo de contenidos, aunque es más usual que los niños que usan Internet vean videoclips (57%) en lugar de compartir videos propios (14%). Estas cifras aumentan al llegar a la adolescencia debido a los conocimientos de edición y a que ya acceden a dispositivos propios.

En Francia, OPEN ha hecho un llamamiento para tratar una cuestión que, como entiende, no es solo una actividad de ocio, sino también un trabajo que hasta la fecha carece de marco legal.

Sus estimaciones recogen que algunos canales protagonizados por niños o por familias llegan a publicar hasta 30 videos al mes, de en torno a 15 minutos cada uno. Ante esta situación, consideran que debería estar “regulada por la ley como ya ocurre con la actividad de los menores actores”.

Kids Adv L@w, el Grupo de Investigación sobre publicidad, legalidad y menores ‘youtubers’ en España, explica que, a esta actividad, “aunque no está regulada de forma específica, le son aplicables las normas que operan en el mundo analógico”, si bien lo ideal sería “contar con una legislación específica para Internet”.

Este grupo de investigación cree que sería “positivo” que hubiera “una legislación unificada que aglutinara todas las normas relativas a menores y redes sociales”, puesto que las actuales son “dispersas y poco claras”.

JUEGOS, RETOS Y PUBLICIDAD

Entre los contenidos que aparecen en este tipo de canales familiares, hay retos, juegos y momentos del día a día. Pero los contenidos publicitarios “son recurrentes”, como apuntan desde Kids Adv L@w. Los menores hacen pruebas de producto, ‘unboxing’ -que consiste en sacar un artículo de su embalaje por primera vez–, además de promocionar su propio canal o el de un miembro de su familia, o el canal de otros ‘youtubers’ con los que tienen relación.

“La mayoría de los casos”, indican desde el centro de seguridad para menores Internet Segura for Kids, “no se indica que se está realizando publicidad, pese a que la presencia reiterada de marcas a lo largo del tiempo, los primeros planos o las menciones explícitas de los productos dejan clara la intención promocional”.

Google establece en España una edad mínima de 16 años para crear una cuenta en su plataforma unificada, en la que se incluye YouTube, mientras que en la mayoría de países sitúa este límite en los 13 años. Por la edad de los protagonistas, suelen ser los padres quienes crean las cuentas en YouTube para tener un canal donde publicar.

En su origen, las cuentas de los niños ‘youtubers’ son “más o menos casuales”, como señalan desde Kids Adv L@w, y la profesionalización “se va adquiriendo con el tiempo“. Otros, no obstante, “podrían tener un objetivo comercial desde sus inicios”.

Esta entidad no comparte la creencia de que los menores saben generar contenidos y gestionarlos, “nada más lejos de la realidad”. Aseguran que “son los padres (o las marcas) los que les orientan cuando son niños, y en un futuro serán las productoras o los managers que se generen ad hoc”.

La abogada laboralista y especialista en Internet, Dalila Madjid, declaró a Le Monde que los padres “usan a sus hijos”, a quienes dan “pautas para vender un producto en el marco de un patrocinio o simplemente para hacer videos que generen dinero”. Para Madjid, el tipo y la forma de esta actividad es “esclavitud”.

En España, “en el marco legal actual, no se considera explotación“, aseguran desde Kids Adv L@w, y llaman a la calma.

“Tampoco hay que exagerar. La explotación no sólo se refiere al tiempo que se dedica a una actividad, sino también a las circunstancias y condiciones en las que se produce”, añaden.

MENORES EXPUESTOS A UN PÚBLICO

Cuando los niños aparecen en un video, en realidad, se están exponiendo ante un público. Las redes sociales y los comentarios en YouTube tienen un gran peso en el éxito o el fracaso de los ‘youtubers’, e incluso pueden acarrear conflictos.

Para IS4K, es “especialmente importante” analizar “cómo influye en la privacidad lo que cuentan los menores a través de imágenes o videos”, y lo que les lleva a “compartir imágenes de sí mismos”, “cómo quieren que otros les vean”.

La seguridad en este contexto pasaría por tener cuidado a la hora de compartir detalles íntimos o que puedan identificar al menor de cara a extraños, “desde la ubicación, los detalles sobre el poder adquisitivo o detalles sobre su propio cuerpo”, indican.

Kids Adv L@w defiende que los niños famosos “siempre han existido”, y que lo importante es ser conscientes de la situación y que sus padres los acompañen en ese camino para adaptarse correctamente a la nueva situación, puesto que Internet comprende muchos riesgos, pero también muchas oportunidades.

La entidad otorga más importancia a las “consecuencias futuras” que puedan tener este tipo de actividades en los niños, aunque matiza que todavía no existen estudios al respecto por no haber pasado el tiempo suficiente para su realización.

En definitiva, los niños ‘youtubers’ se encuentran en una situación que parece no convencer del todo a nadie. La tecnología avanza a gran velocidad, como sugieren los ejemplos resaltados en Francia, por lo que la creación de leyes específicas para la Red cada vez resulta más necesaria para establecer los límites a los que pueden verse sometidos los menores tanto en YouTube como en otros tipos de plataformas

Categorias
ACTUALIDADINTERNACIONALNACIONAL
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com