Palabras MÁS…PALABRAS Menos

Por: Iván Juárez Popoca Guerrero

Por: Iván Juárez Popoca Guerrero

UNA PISTOLA ES LO QUE MUCHOS CIUDADANOS QUISIERAN TENER EN SU CASA, ante la amenaza de tanto ratero que ha proliferado en este sexenio. A nivel local, las personas se sienten desprotegidas debido a la ineficiencia de la policía y la impunidad con que actúan los delincuentes. Hay que reconocer que –a veces- los uniformados cumplen con su deber pero el ministerio público y los jueces no hacen su trabajo y los detenidos salen muy campantes.

En nuestra ciudad, ni siquiera la zona céntrica puede ya considerarse segura: cerca del Jardín principal una conocida tienda de ropa fue bandalizada, sobre la Avenida Morelos un pequeño negocio de comida, cuyo dueño apenas está tratando de salir adelante, fue robado ¡tres veces en una semana!. Cerca de allí, donde alguna vez fue una clínica del ISSTE se encuentra un verdadero nido de ratas que se han llevado y se siguen llevando todo lo que pueden y que utilizan el viejo edificio para reunirse por las noches, sin que nadie busque una solución. Ésta bien podría ser que, de alguna manera, se sellara la entrada que abrieron los amantes de lo ajeno y que hubiera más vigilancia. Claro que todo eso costaría dinero y parece ser que los políticos tienen otras prioridades.

Este tipo de cosas, más los asaltos callejeros, provocan que el individuo se enoje y quiera tener un arma para su defensa. Sin embargo, creo que esta no es una buena solución pues ,de generalizarse la posesión de pistolas, caeríamos en una situación anárquica, como sí estuviéramos en “El viejo Oeste” y las personas de bien, seguramente, no tendrían los mejores revólveres.

Por otra parte, La Constitución permite que un ciudadano tenga en su hogar un arma que no sea de “uso exclusivo del ejército”, pero no tenemos un verdadero Estado de Derecho y muchas veces la víctima que se defiende pasa a ser culpable y condenada a un infierno judicial.

Lo que necesitamos es que el Estado cumpla con su obligación de proteger a sus gobernados, que se capacite más a los policías y se les pague un sueldo

decoroso y que los delincuentes con placa sean detectados y expulsados, que se cumpla con la ley, que se fomente la educación y la productividad.

Mientras tanto, no queda otra que tratar de hacer equipo con los vecinos para vigilar, estar “a las cazadas” y encomendarse a San Isidro Labrador

Categorias
EDITORIALES
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

  • ETERNA JORNADA

    Trabajo asalariado Por: Alfonso Díaz Rey Desde que surgió la explotación del trabajo asalariado existe la lucha por obtener mejores condiciones de trabajo y remuneraciones que correspondan a la...
  • Faja de Oro 36`730

    Por: San Agustín “Ya lo pensé bien. En las próximas elecciones, ¡si saldré a votar!”  Yo si votaré. Y votaré por el independiente.  Es preferible votar por alguien que...
  • LA REFINERA

        UNA TRAS OTRA.- Vaya encomienda que pareciera se ha propuesto la administración municipal de deteriorar la mala imagen del edil Antonio Arredondo Muñoz, como ocurrió esta semana,...
  • BIÓSFERA

    Responsabilidad ambiental Alfonso Díaz Rey Los serios problemas ambientales que enfrenta la humanidad y en general la vida en este planeta, indudablemente se deben a los efectos de las...
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com