ETERNA JORNADA

  ¿El fin del neoliberalismo?   Alfonso Díaz Rey*   Recientemente, en Palacio Nacional, el presidente de la República declaró que había llegado el fin de las políticas neoliberales...

 

¿El fin del neoliberalismo?

 

Alfonso Díaz Rey*

 

Recientemente, en Palacio Nacional, el presidente de la República declaró que había llegado el fin de las políticas neoliberales y que «Ahora tenemos la responsabilidad de construir una nueva política posneoliberal y convertirla en un modelo viable de desarrollo económico, ordenamiento político y convivencia entre los sectores sociales». [1]

¿Acaso tal declaración significa el fin del neoliberalismo, como algunos medios «interpretaron» y difundieron?

De ninguna manera.

La instauración de las medidas y políticas neoliberales que han devastado al país desde la administración de Miguel De la Madrid Hurtado (1982-1988), formó parte de un proceso a nivel internacional que obedeció a las necesidades del sistema capitalista para enfrentar una grave crisis que padece desde fines de la década de los sesenta del pasado siglo, la que se ha manifestado de diferente forma e intensidad en los países que lo conforman.

Esas medidas y políticas fueron consecuencia de las condiciones objetivas del sistema y no se instauraron por decreto o por la voluntad expresa de algún gobernante. Fueron diseñadas en los centros del poder financiero global y se impusieron, con ciertos matices, a los pueblos de los países capitalistas desarrollados y subdesarrollados.

En nuestro país se impusieron mediante una serie de «reformas» a la Constitución y a leyes que les proporcionaron cierta «legalidad» y «legitimidad», en no pocos casos a posteriori, y dieron como resultado la entrega de los bienes y riquezas nacionales al capital privado local y extranjero, derivando ello en el detrimento de las condiciones de vida y trabajo de la mayor parte de la población.

La estrategia del sistema se sustentó fundamentalmente en el despojo y mayor explotación a los pueblos, los trabajadores y la naturaleza con el objetivo de recuperar y acrecentar la tasa de ganancia, cuya caída fue imposible detener por las formas tradicionales; el principal argumento esgrimido fue que el Estado es un mal administrador y, por tanto, la economía debía ser conducida por entidades privadas y regulada por el mercado.

De esa manera se privatizaron los bancos, el sector petroquímico que manejaba Pemex, los ferrocarriles, la minería, centrales azucareras, carreteras, puertos, aeropuertos, líneas aéreas, el espacio radioeléctrico, las comunicaciones, buena parte de los sectores energético, de salud, educación y agua, playas, terrenos ejidales, bienes culturales, el sistema de pensiones de los trabajadores, entre otras áreas y actividades económicas de carácter estratégico. Todo ello condujo a la situación actual que vive nuestro país, de la que no saldrá por decreto.

Está en marcha un proceso planificado para revertir las vigentes «reformas» como la educativa, la laboral, la energética y otras cuyos efectos tienen al pueblo y al país en la actual situación.

La solución no estará en el retorno a la época del Estado «benefactor», pues esa etapa respondió a las necesidades y nivel de las contradicciones del sistema en ese tiempo y fue, además, el periodo de incubación del neoliberalismo.

La solución, como en anteriores reflexiones hemos planteado, no vendrá de una persona o grupo de personas, por muy honestos y progresistas que sean; requerirá necesariamente de la participación consciente y organizada del pueblo para ejercer sus derechos, exigir aquellos que le han usurpado y apoyar las medidas y políticas que vayan en ese sentido.

 

El neoliberalismo no desaparecerá por decreto. El pueblo, como en todo momento, tiene la palabra.

 

Notas:

[1] Periódico La Jornada. Lunes 18 de marzo de 2019, p. 3

https://www.jornada.com.mx/2019/03/18/politica/003n1pol#

* Alfonso Díaz Rey es miembro del Frente Regional Ciudadano en Defensa de la Soberanía, en Salamanca, Guanajuato.

 

 

 

 

Categorias
EDITORIALES

Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Relaciones Públicas, maestría en Mercadotecnia y docente. Interesada en educación, medio ambiente y derechos humanos.
    2 Comentarios de esta entrada.
  • Conchita Candelas
    19 abril 2019 at 2:51 PM
    Deja una Respuesta

    POCO SE HABLA DE LA ULTRADERECHA ME REFIERO A LOS HUACHICOLEROS DE LA LUZ C.F.E. MIL VECES MAS PODEROSOS QUE LOS HUACHICOLEROS DEL COMBUSTIBLE Y QUE INYECTAN MUCHO DINERO A LA VIOLENCIA PARA NEGOCIAR QUE BARTLET NO LES REALICE UNA AUDITORIA.

  • Maria
    28 abril 2019 at 7:34 AM
    Deja una Respuesta

    Los huachicoleros de la luz (termoeléctricos) no quieren a Diego Sinhue , esos huachicoleros empleados de CFE tienen mucho dinero y están coludidos con otros mafiosos morenistas. Todas sus fechorías las tenemos que pagar las amas de casa ya que pagamos mucho de luz. Bety se vio muy mal marchando al lado de mafiosos petroleros .

  • Deja un comentario

    Relacionado con

    • #Psicología LA INDIGNACIÓN FEMINICIDA.

      Por: Eber Sosa Beltrán Maestro en Psicología Clínica y  activista social interesado en el género, el medio ambiente y los derechos humanos. El silencio es la complicidad perfecta, se...
    • LA REFINERA

      MUCHOS  SERVIDORES PÚBLICOS NO SIRVEN NI SON PÚBLICOS Cuando era chica, pensaba que para ser gobernante se necesitaban tener un profundo respeto y amor por el pueblo, creía equivocadamente...
    • LA CHACHALACA

      Mis compas buen dominguito tengan todos ustedes!! Ya vamos para la mitad del mes de agosto y el resto del año pinta para irse de volada, bueno al menos...
    • #Psicología LEALTAD Y HONOR, LOS CÓDIGOS DE LO MASCULINO.

      Por: Eber Sosa Beltrán. Psicólogo Clínico y activista social interesado en el género, el medio ambiente y los derechos humanos. Los códigos de lo masculino se caracterizan por una...
    WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
    A %d blogueros les gusta esto: