Jugador del Tri, responsable de invitar a las chicas a EU

Jugador del Tri, responsable de invitar a las chicas a EU

Ya llegué, mis Francos, para contarles el detalle de las chicas de buen ver que están involucradas con tricolores en EU.

De entrada, les explico que las dos muchachonas, la argentina María del Mar Molar y la mexico-americana Keyla Caputo, son modelos de buen arrastre en redes sociales, ligadas a celebridades, muy entusiastas y desinhibidas, que viven en la CDMX, y que hicieron la misma ruta que el Tri.

Les cuento que yo me las topé primero en el hotel Westin de Morristown, un pueblo afuera de Nueva York, donde se alojó el Tri, en el que ningún turista que vaya de visita a la Gran Manzana se hospedaría, pues queda lejos. Cuando me registré, ellas también lo hicieron y como no pasan desapercibidas, les puse atención y escuché que preguntaron qué incluía la reservación, evidenciando que ellas no la hicieron, que eran invitadas.

Después de ‘investigarlas’ en redes sociales, vi por sus fotos que la pasaron bomba en NY y en el estadio. Después del partido, ya en San Antonio, ¡oh, sorpresa! me las topé de nuevo, esta vez hablando con un seleccionado mexicano, de becho y apapacho, nada censurable. Resulta que estaban en el Hilton Palacio del Río de la ciudad texana, donde estaba el Tri. Y de nuevo fueron al partido, incluso la argentina traía la playera de México, coreando al Chicharito y otros futbolistas verdes. Qué fanáticas, ¿no?

Para redondear, las volví a encontrar en el aeropuerto al día siguiente, una vez que las redes ya especulaban con que tenían alguna conexión especial con seleccionados, pero ahora iban muy tapadas, con lentes, gorra, tratando de pasar de ‘incógnito’; sin embargo, en la fila de la aerolínea Delta, muchos las descubrimos. Y llegó la clave de todo, con lo que casi me voy de espaldas: gente que trabaja en la Federación Mexicana de Futbol ¡las estaba documentando en el vuelo!

Ya me enteré de toda la historia: efectivamente, comprobado, un seleccionado invitó a estas ‘aficionadas recalcitrantes’, les pagó vuelo y hospedaje, y se las encargó a sus compas en la FMF, para que pasaran un buen viaje, hasta que regresaran sanas y salvas a la CDMX.

Eso sí, el nombre del alma bondadosa, creador de la peculiar aventura de estas dos guapas, me lo voy a reservar, porque aunque muchos creen que soy un desalmado, la verdad es que tengo mi parte de corazón de pollo y no quiero balconear a mi compadre.

 

Categorias
DEPORTE
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: