#Psicología LA INFANCIA, UNA HISTORIA EN EL OLVIDO.

Por: Eber Sosa Beltrán Psicólogo activista interesado en los derechos humanos, en la equidad de género. La infancia. Una historia en el olvido. La existencia de cada ser humano...

Por: Eber Sosa Beltrán

Psicólogo activista interesado en los derechos humanos, en la equidad de género.

La infancia. Una historia en el olvido.
La existencia de cada ser humano está relacionada con las circunstancias de su contexto, es decir que las vivencias no ocurren en el vacío, nuestras experiencias son traducidas a través de la interacción humana y cobran significado a través del lenguaje, pero el lenguaje es algo más que un código sistematizado de signos y símbolos, existe una dimensión más amplia del lenguaje que se comunica en el contacto interpersonal y se traduce en lo vivido pero al mismo tiempo lo vivido es traducido por la interacción. Los contextos influyen pero no determinan, las experiencias vividas en nuestra niñez son huellas temporales, cambiantes de sentido dependiendo de su interpretación. Nuestro esfuerzo representa entonces distinguir lo que se siente, lo que se dice y lo que se hace y ver las pautas repetitivas de nuestras historias, en ellas se definen ciertas lógicas que crean consensos y definen un orden.

Ciertas etapas de nuestra vida son especialmente sensibles a estas circunstancias como es el caso de la infancia y la adolescencia.

El desarrollo psicológico es una perspectiva del conocimiento que posibilita reconocer la importancia de los procesos formativos de éstas. El potencial para desarrollar al máximo las capacidades de un individuo en su compleja interacción con el medio es un referente de lo posible, lo deseable y lo imaginable. Un modelo que permite distinguir las habilidades, conocimientos, crisis y procesos de formación y maduración de un individuo. Este referente que aspira a ser universal se enfrenta a los desafíos del contexto, su amplia diversidad y sus circunstancias pueden ser tan riesgosas y amenazantes que a veces basta su invocación para remarcar la línea de la experiencia, las madres y los padres temen que las infancias de sus hijas e hijos sufran el mismo dolor de sus propias historias, o bien colocan sus mas fervientes anhelos en las oportunidades que les ofrecen. Es cierto que cuidar a un ser humano vulnerable requiere de una renuncia importante o una postergación propia, pero pretender que tenemos el completo control de su vida y que tenemos la capacidad de definir sus destinos es una perspectiva al menos un tanto complicada. Por otra parte la postura opuesta de absoluta libertad y autonomía resulta igualmente problemática, nos quita responsabilidad porque veríamos nuestras circunstancias por encima de nuestras decisiones. Puede ser que sea útil reconocer que vivimos en ese dilema, dudar de nuestro pensamiento y hacer preguntas, pues un niño tiene una dimensión de su experiencia y parte de ella es la influencia mediatizada por sus vínculos más significativos. En ellos se viven la confianza, el afecto, la seguridad, la libertad y también el abandono pues uno de los grandes efectos indeseables de nuestra sociedad contemporánea es la soledad y el abandono que viven por igual tanto los niños que lo tienen todo como aquellos que nada poseen. Se enfrentan como nunca antes, al reconocimiento de la vulneración de sus derechos cuando son objetos de consumo, de manipulación, de explotación y de violencia dentro de una sociedad donde su existencia es secundaria a los intereses de otros, que también se manifiesta en un pobre soporte, límites inadecuados y sobreprotección inefectiva. Su drama es reflejo de nuestro fracaso al no poder resolver los enigmas de nuestra propia existencia y conformarnos con respuestas comunes. Estas configuraciones de lo común tienen tanto peso en la vida cotidiana que habitar en las fronteras de sus paradigmas es llegar al límite de lo ya dado para intentar acercarnos a lo nuevo por descubrir.

Categorias
EDITORIALES

Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Relaciones Públicas, maestría en Mercadotecnia y docente. Interesada en educación, medio ambiente y derechos humanos.
    Sin comentarios

    Deja un comentario

    Relacionado con

    • #Psicología LA INDIGNACIÓN FEMINICIDA.

      Por: Eber Sosa Beltrán Maestro en Psicología Clínica y  activista social interesado en el género, el medio ambiente y los derechos humanos. El silencio es la complicidad perfecta, se...
    • LA REFINERA

      MUCHOS  SERVIDORES PÚBLICOS NO SIRVEN NI SON PÚBLICOS Cuando era chica, pensaba que para ser gobernante se necesitaban tener un profundo respeto y amor por el pueblo, creía equivocadamente...
    • LA CHACHALACA

      Mis compas buen dominguito tengan todos ustedes!! Ya vamos para la mitad del mes de agosto y el resto del año pinta para irse de volada, bueno al menos...
    • #Psicología LEALTAD Y HONOR, LOS CÓDIGOS DE LO MASCULINO.

      Por: Eber Sosa Beltrán. Psicólogo Clínico y activista social interesado en el género, el medio ambiente y los derechos humanos. Los códigos de lo masculino se caracterizan por una...
    WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
    A %d blogueros les gusta esto: