#Salud ¡ALERTA! 10 SÍNTOMAS DE LA DIABETES.

Signos y síntomas de la diabetes en la fase inicial Los 10 signos y síntomas tempranos más comunes de la diabetes son: Poliuria (orinar a toda hora). Polidipsia (excesiva...

Signos y síntomas de la diabetes en la fase inicial

Los 10 signos y síntomas tempranos más comunes de la diabetes son:

  • Poliuria (orinar a toda hora).
  • Polidipsia (excesiva sensación de sed).
  • Cansancio y falta de energía.
  • Pérdida de peso.
  • Polifagia o hiperfagia (hambre frecuente).
  • Visión borrosa.
  • Cicatrización lenta.
  • Infecciones frecuentes.
  • Mal aliento.
  • Cetoacidosis diabética.

Exceso de orina

El exceso de orina, llamado poliuria en medicina, es una de las primeras señales de la diabetes.

En condiciones normales, no hay glucosa en la orina, pues toda la glucosa que llega a los túbulos renales es reabsorbida de vuelta a la sangre. Sin embargo, cuando hay hiperglucemia, generalmente con valores superiores a 180 mg / dl, la cantidad de azúcar que llega a los riñones es tan grande, que el mismo no es capaz de reabsorber todo, permitiendo la pérdida de glucosa por la orina.

Como no podemos orinar azúcar puro, el riñón necesita diluir la glucosa para poder eliminarla. Por lo tanto, cuanto mayor sea la glucemia (concentración de glucosa en la sangre), más intensa será la glucosuria (pérdida de glucosa en la orina) y mayor será el volumen de orina producido a lo largo del día.

Sed excesiva

Como hemos visto, el paciente diabético orina en exceso. Con eso, él acaba perdiendo más agua de lo que era supuesto, quedando deshidratado. Como la sed es el principal mecanismo de defensa del organismo contra la deshidratación, no es sorprendente que el hecho de que los diabéticos necesiten beber más agua de lo normal (lee también: ¿Cuántos litros de agua debemos beber al día?).

El paciente diabético que no controla adecuadamente su glucemia sea por mala adherencia al tratamiento o simplemente porque aún no ha descubierto que tiene diabetes, acaba por entrar en un ciclo vicioso. El exceso de glucosa aumenta la cantidad de agua perdida en la orina, haciendo que el paciente orina con mucha frecuencia. La pérdida de agua causa deshidratación, que a su vez desencadena una sed excesiva. El paciente bebe mucha agua, pero como la glucosa continúa muy alta en la sangre, se mantiene orinando a toda hora.

Cansancio

El cansancio crónico es otro síntoma común de la diabetes y ocurre por dos factores:

  1. Por la deshidratación, cuyo mecanismo fue explicado en el tópico anterior.
  2. Por la incapacidad de las células para recibir la glucosa

La glucosa es la principal fuente de energía de las células; es el combustible de nuestro organismo. El que promueve la entrada de glucosa de la sangre dentro de las células es la insulina, que en la diabetes tipo 1 es inexistente y en la diabetes tipo 2 no funciona bien.

Por lo tanto, como las células reciben menos glucosa que lo necesario, el organismo como un todo produce menos energía, lo que lleva a síntomas como fatiga y sensación de falta de energía.

Pérdida de peso

La pérdida de peso es un síntoma muy común en la diabetes tipo 1. También puede ocurrir en la diabetes tipo 2, pero no es tan frecuente.

La insulina también es la hormona responsable del almacenamiento de grasa y la síntesis de proteínas en el organismo. Como en la DM1 hay ausencia de insulina, el paciente para almacenar grasa y producir músculos. Además, como no hay glucosa para generar energía, las células acaban teniendo que generarla a partir de la quiebra de proteínas y de las existencias de grasa del cuerpo. Resumiendo, el cuerpo sin insulina no genera músculos ni grasas y aún necesita consumir las reservas existentes.

Como en la diabetes tipo 2 hay insulina circulando en la sangre, estos efectos son menos evidentes. Además, en la DM2, la resistencia a la acción de la insulina se va estableciendo lentamente y de forma progresiva a lo largo de los años, conforme el paciente va engordando y quedando más viejo. La diabetes tipo 1 no está relacionada con el sobrepeso, es una enfermedad de origen inmunológico en la que la producción de insulina cesa de modo relativamente abrupto.

En general, el paciente con DM1 es delgado y el paciente con DM2 tiene sobrepeso u obesidad.

Hambre excesiva

Como las células no consiguen obtener suficiente glucosa para generar energía, el cuerpo interpreta la situación como si el paciente estuviera en ayuno. El organismo necesita energía y el único modo que conoce para obtenerla es a través de la alimentación.

Una de las características del adelgazamiento de la diabetes tipo 1 es que ocurre a pesar de que el paciente se alimenta con frecuencia. El paciente come, pero la glucosa ingerida no es aprovechada y acaba siendo eliminada por la orina. Como las células reciben menos glucosa que lo necesario, el paciente rápidamente siente necesidad de comer de nuevo. En fases más avanzadas de la enfermedad, este ciclo suele ser interrumpido, y el paciente empieza a perder el apetito, lo que contribuye aún más a la pérdida de peso.

El paciente diabético tipo 2, a su vez, no suele adelgazarse porque produce insulina. Esta insulina tiene dificultad para poner la glucosa dentro de la célula, pero todavía puede transformar el exceso de glucosa en la sangre en las reservas de grasa. El paciente come, una pequeña parte va a las células, otra sale en la orina y el resto se transforma en grasa.

Visión borrosa

Un síntoma muy común de la diabetes es la visión borrosa. El exceso de glucosa en la sangre causa una hinchazón del cristalino, la lente del ojo, cambiando su forma y flexibilidad, disminuyendo la capacidad de enfoque, lo que hace que la visión borrosa. La visión suele quedar turbia cuando la glucosa es muy elevada, volviendo a la normalidad después del control de la diabetes.

Esta alteración en los ojos no tiene nada que ver con la retinopatía diabética, la complicación oftalmológica que puede surgir después de años de diabetes.

Cicatrización deficiente

El exceso de glucosa en la sangre, cuando corre de modo crónico, causa innumerables disturbios en el funcionamiento del organismo. La dificultad para cicatrizar las heridas se produce por una disminución de la función de las células responsables de la reparación de los tejidos, la disminución de la proliferación celular y la dificultad de generar nuevos vasos sanguíneos.

Con el paso del tiempo, la diabetes también causa lesión de los nervios, haciendo que el paciente tenga menos sensibilidad en la piel, principalmente en los miembros inferiores. Las lesiones en los pies pueden surgir y agravarse sin que el paciente sienta mucho dolor o molestia. Pequeñas heridas pueden tardar en cerrarse o incluso empeorar con el tiempo, si el paciente no tiene cuidado con ellas.

Infecciones

La diabetes también provoca trastornos en el sistema inmunológico por alterar el funcionamiento de las células de defensa. El diabético puede ser considerado un paciente inmunosuprimido y presenta mayor riesgo de desarrollar infecciones, en particular infección urinaria, infecciones de piel, candidiasis y neumonía.

 Mal Aliento

Como hay deficiencia de insulina, las células no reciben la cantidad adecuada de glucosa y necesitan utilizar las existencias de grasa del cuerpo como fuente de energía. La quiebra de las grasas genera tres sustancias conocidas como cetonas o cuerpos cetónicos: β-hidroxibutirato, acetoacetato y acetona.

Las cetonas se eliminan en la orina y los pulmones a través de la respiración, por lo que el paciente puede desarrollar un aliento malo, con un olor medio dulce y agrio. Este cuadro se llama hálito cetónico y puede ocurrir también en personas sanas que hacen un ayuno prolongado o que tienen una dieta con mucha restricción de carbohidratos.

El mal aliento en el paciente diabético también puede ser provocado por infección de las encías o de los dientes, que son más comunes en los diabéticos que en la población en general.

Si deseas conocer otras causas de la halitosis, lee: Mal Aliento  – Causas y Tratamiento.

Cetoacidosis diabética

La cetoacidosis diabética es una complicación de la diabetes tipo 1, siendo a menudo la primera señal de la enfermedad.

Como se explicó en el tópico anterior, la falta de glucosa en las células lleva a la producción de los cuerpos cetónicos. El β-hidroxibutirato y el acetoacetato son sustancias ácidas, que, cuando se generan en gran cantidad, pueden causar acidificación de la sangre, un cuadro llamado cetoacidosis.

En situaciones de ayuno prolongado, dietas restrictivas o incluso en la DM2, la cantidad de cetoácidos producida no es lo suficientemente grande para provocar acidosis grave. En la DM1, sin embargo, como hay completa ausencia de insulina, la producción de cetoácidos es inmensa y acidosis generada puede ser muy grave, haciendo que el pH de la sangre caiga a niveles peligrosos, potencialmente mortales.

La cetoacidosis diabética es una emergencia médica y suele ocurrir cuando los niveles de glucosa en sangre sobrepasan los 500 mg / dl.

Los signos y síntomas más comunes de la cetoacidosis son náuseas, vómitos, dolor abdominal, confusión mental, postración y dificultad respiratoria.

 

 

Referencias

Categorias
SALUD

Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Relaciones Públicas, maestría en Mercadotecnia y docente. Interesada en educación, medio ambiente y derechos humanos.
    Sin comentarios

    Deja un comentario

    Publicidad:

    Relacionado con

    WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
    A %d blogueros les gusta esto: