SINDICATO DE LA UG BUSCA SANCIONAR A MUJERES QUE NO PRUEBEN DENUNCIAS DE ACOSO.

#PopLabMX #SoyBarrio En medio del reclamo de la comunidad de la Universidad de Guanajuato para erradicar la violencia de género, Víctor Jiménez, secretario general de Astaug y cercano a...

#PopLabMX #SoyBarrio En medio del reclamo de la comunidad de la Universidad de Guanajuato para erradicar la violencia de género, Víctor Jiménez, secretario general de Astaug y cercano a Luis Felipe Guerrero Agripino, ahora promueve sanciones para inhibir las denuncias.

En medio del reclamo de la comunidad de la Universidad de Guanajuato para erradicar la violencia de género y la promesa de Guerrero Agripino de implementar acciones para terminar con el acoso, el abuso y el hostigamiento, Víctor Jiménez, secretario general de Astaug y cercano al rector general, promueve sanciones que inhibirían las denuncias.

El movimiento estudiantil que surgió para exigir justicia por quienes ya no están, seguridad para la comunidad y la erradicación de la violencia de género, llevó a Luis Felipe Guerrero Agripino a disculparse públicamente por las omisiones durante su encargo como rector general, aunque en la comparecencia frente a estudiantes omitió nombrar a las víctimas. Apenas un día después de presentarse ante la comunidad, decidió regresar a sus oficinas poco antes de las 14:00 horas, acompañado de sus cercanos colaboradores.

Como si se tratara de una inauguración, abrió la puerta principal del edificio central en la que hacían guardia desde las 08:00 horas decenas de trabajadores administrativos.

Al enterarse que el paro estudiantil terminaría el martes a las 07:00 horas, el personal que labora en las diferentes sedes del Campus Guanajuato se presentaron a laborar, pero fueron los trabajadores del edificio central los que tuvieron que esperar durante seis horas para poder entrar, porque el rector quería un acto simbólico y reabrir las instalaciones.

Las actividades que debieron comenzar la mañana del martes tuvieron que posponerse hasta que estuviera presente Luis Felipe Guerrero, donde ya lo esperaban algunos medios para capturar el momento.

Sin embargo, la disposición para frenar el acoso y el hostigamiento en la institución no ha permeado en la Asociación Sindical de Trabajadores Administrativos de la UG (Astaug).

REVISA AQUÍ LOS DETALLES DE LA MODIFICACIONES EN EL SINDICATO
La resistencia interna

El voto en contra de más del 60 por ciento de los agremiados a la Astaug logró frenar, por el momento, la aprobación de las reformas al estatuto que, entre otros aspectos, busca sancionar a las mujeres que denuncien acoso u hostigamiento y no logren comprobar sus dichos.

Por primera vez en los casi 20 años que lleva al frente del sindicato, los agremiados se rebelaron a Víctor Jiménez Ramírez, en medio de la exigencia que ha surgido desde la comunidad estudiantil para la erradicación de la violencia de género en la institución.

Foto: Carmen Pizano

Después de que se hiciera público el intento de la dirigencia del sindicato de aplicar una sanción a las mujeres que denuncien acoso, sin tener pruebas, Jiménez aseguró que es un estatuto perfectible que podría ser modificado en una asamblea posterior. Responsabilizó a su equipo de poner el artículo que inhibiría las denuncias dentro del sindicato.

En datos proporcionados por los disidentes, de los 1 mil 210 agremiados, a la asamblea convocada de última hora por Jiménez solo asistieron 1 mil 031, de los cuales 655 votaron en contra de las reformas y 403 a favor. Aunque fue el Instituto Nacional Electoral (INE) el que colaboró durante el desarrollo de la votación, finalmente la suma fue de 1 mil 058 votos, es decir, 27 votos más que el número de asistentes registrados.

Luego de la votación que frenó la reforma impuesta por el comité sindical que lidera Víctor Jiménez, éste intentó que se hicieran en ese momento mesas de trabajo para hacer cambios a su propuesta y realizar una segunda votación, pero la mayoría de los asistentes comenzaron a abandonar el auditorio del estado, donde se realizó la asamblea.

La respuesta del comité de Astaug fue inmediata, comenzaron a asegurar a los agremiados que de no aprobarse el cambio a los estatutos era inminente una sanción que los llevaría a perder el registro como asociación sindical.

Sin precisar el fundamento legal en el que basaron las advertencias de la pérdida del registro, algunos comenzaron a regresar al auditorio, pero no fue el número mínimo para realizar una nueva votación.

La salida que propuso el comité sindical fue pedir a cada asistente que en una hoja en blanco pusieran su nombre, número de trabajador, área en la que laboran y la firma, para solicitar al secretario general convocar a una asamblea extraordinaria que quedó con fecha tentativa para el viernes.

A los cuestionamientos sobre las plazas que tiene su familia en la UG, respondió que, como cualquier padre, solo apoyó para que sus hijos tuvieran un empleo remunerado.

Categorias
NACIONAL
Sin comentarios

Deja un comentario

Publicidad:

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: