fbpx

B I Ó S F E R A

Hijos del Maíz Por: Alberto De la Torre Gleason América, de un grano de maíz te elevaste hasta llenar de tierras espaciosas el espumoso océano. Fue un grano de...

Hijos del Maíz

Por: Alberto De la Torre Gleason

América, de un grano de maíz te elevaste hasta llenar de tierras espaciosas el espumoso océano. Fue un grano de maíz tu geografía. [1]

Pablo Neruda

 

Como versa el dicho “primero comer que ser Cristiano”, la seguridad alimentaria, es una función estratégica de todos los pueblos, y en el caso de nuestra América y México incluido, el maíz es el eje central de la cosmogonía continental, como lo resumen el texto a continuación:

“En el pensamiento náhuatl hay una relación estrecha entre el cosmos y el ser humano. Iniciemos, explicando de manera breve, como se concibe el mundo. El Mito de las Edades nos dice que, antes del establecimiento del Quinto Sol, existieron cuatro Soles o períodos del mundo gobernados, cada uno por un dios y habitados por un tipo de hombre. Previo a la creación del Hombre de Maíz, los dioses decidieron poblar la tierra con seres que los invocaran, el sentido de los dioses radica en la invocación, pero los hombres de las cuatro edades carecen de palabra, corazón y oído, no invocan por eso son destruidos. El Hombre de Maíz, tiene, como cualidad principal la palabra, puede nombrar las cosas y llamar a los dioses. La palabra es, entonces, el fruto acabado de la creación, el que habla participa de una cualidad divina, eso implica una responsabilidad pues, no se debe hablar en vano o mentir, hablar es, en algún modo estar endiosado. El poeta y el gobernante, que en el mundo náhuatl es una sola persona, son posesos de la divinidad y tienen como función principal la de ser intermediarios entre lo divino y los seres humanos. Los cantos o poemas tendrán, de origen, un sentido religioso (Cfr. Garibay, 1963).” [2]

A partir del año 1985 y con el sistema económico mexicano neoliberal de los siguientes 30 años, con la entrada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, condujo al país al despeñadero, amparados en la modificación constitucional al emblemático artículo 27 Constitucional, dando así un “golpe de muerte” al campo mexicano y en consecuencia “tiró por la borda” a la seguridad alimentaria nacional.

Es en ese contexto que ganan terreno los monopolios de los alimentos, introducción de semillas transgénicas y agroquímicos tóxicos para la salud y el medioambiente, temas que ya están en la mesa de discusión nacional, sin embargo, están aún por resolverse de manera contundente y, en el caso de nuestro maíz representa un riesgo alimentario y cultural; Miguel Concha escribió al respecto:

“La producción de maíces transgénicos en el país representa un peligro para las variedades nativas a lo largo y a lo ancho de nuestra nación, debido a la posible contaminación genética y a la pérdida de estas variedades. Recordemos que México es considerado centro de origen del maíz, lo cual hace aún más urgente la protección de estas semillas. Además, los granos transgénicos son parte de un paquete tecnológico agroindustrial, que incluye el uso de agroquímicos tóxicos, como el glifosato, los cuales afectan sensiblemente el medio ambiente y la salud de las personas.” [3]

La Carta de la Tierra, nos provee una excelente guía para reencauzar el desvío, recuperar la riqueza cultural que nos ha provisto de identidad y vida, a continuación, una selección de textos ilustrativos:

“II. INTEGRIDAD ECOLÓGICA

“5.d. Controlar y erradicar los organismos exógenos o genéticamente modificados, que sean dañinos para las especies autóctonas y el medio ambiente; y además, prevenir la introducción de tales organismos dañinos.

“6.d. Prevenir la contaminación de cualquier parte del medio ambiente y no permitir la acumulación de sustancias radioactivas, tóxicas u otras sustancias peligrosas.

“7. Adoptar patrones de producción, consumo y reproducción que salvaguarden las capacidades regenerativas de la Tierra, los derechos humanos y el bienestar comunitario.

“8.b. Reconocer y preservar el conocimiento tradicional y la sabiduría espiritual en todas las culturas que contribuyen a la protección ambiental y al bienestar humano.

“8.c. Asegurar que la información de vital importancia para la salud humana y la protección ambiental, incluyendo la información genética, esté disponible en el dominio público.

“III. JUSTICIA SOCIAL Y ECONÓMICA

“9. Erradicar la pobreza como un imperativo ético, social y ambiental.

“9.a. Garantizar el derecho al agua potable, al aire limpio, a la seguridad alimenticia, a la tierra no contaminada, a una vivienda y a un saneamiento seguro, asignando los recursos nacionales e internacionales requeridos.

“12. Defender el derecho de todos, sin discriminación, a un entorno natural y social que apoye la dignidad humana, la salud física y el bienestar espiritual, con especial atención a los derechos de los pueblos indígenas y las minorías.” [4]

Los que conocen la historia, hacen conciencia y en consecuencia patria, son “Hijos del Maíz”; los que no, es probable que sean “Jijos del máis”.

Salamanca, Gto., 01 de noviembre del 2020.

[1] Oda al Maíz. Consulta en Línea: https://www.poesi.as/pn57043.htm
[2] Consulta en Línea: https://www.ensayistas.org/critica/generales/C-H/mexico/garibay.htm
[3] Consulta en Línea: https://www.jornada.com.mx/2020/10/31/opinion/017a1pol
[4] Consulta en Línea: https://cartadelatierra.org/lea-la-carta-de-la-tierra/

 

Categorias
BIÓSFERA
Sin comentarios

Deja un comentario

Publicidad:

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: