BIÓSFERA Colapso del capitalismo global y transiciones hacia sociedades ecomunitarias

Colapso del capitalismo global y transiciones hacia sociedades ecomunitarias Por: Guillermo Alejandro Ramírez Carmona Será interesante conocer el punto de vista de un ecologista europeo sobre el tema tan...

Colapso del capitalismo global y transiciones hacia sociedades ecomunitarias

Por: Guillermo Alejandro Ramírez Carmona

Será interesante conocer el punto de vista de un ecologista europeo sobre el tema tan debatido de que el capitalismo ha sido el principal causante del grave problema medioambiental que padecemos. A continuación describiré algunos conceptos tomados del libro titulado Colapso del capitalismo global y transiciones hacia sociedades ecomunitarias :

“En el siglo XXI se está transitando de un mundo con abundancia de recursos y sumideros, a otro descrito por la escasez y la saturación. Esta es una situación nunca antes conocida por el ser humano a escala global. Además, el Holoceno, la etapa histórica que coincide con el inicio de la agricultura (los últimos 12,000 años) ha tocado a su fin: ya hay una nueva era geológica que se ha denominado Antropoceno. Una sola especie, la especie humana, ha logrado desviar en su propio beneficio una gran parte de los recursos del planeta.

El funcionamiento del clima, la composición y las características de los ríos, mares y océanos, la diversidad y complejidad de la biodiversidad y el paisaje se ha alterado, convirtiéndose el sistema urbano-agro-industrial en la principal fuerza geomorfológica. Y sus impactos durarán milenios y condicionarán cualquier evolución futura.

Pero más correcto que hablar de Antropoceno sería hablar de Capitaloceno (Moore, 2014), pues la mayoría de la historia de la humanidad no ha sido la de la depredación de la naturaleza (Fernández Durán y González Reyes, 2018).

“Ha sido el capitalismo el que ha implicado un cambio cualitativo y estructural en relación con el entorno, y los combustibles fósiles los que han permitido que este se expresase hasta configurar una nueva era geológica”.

“Los plazos requeridos para construir nuevas infraestructuras se adentran mucho en las curvas de caída de disponibilidad de combustibles fósiles, por lo que dificultan enormemente la transición energética ordenada.”

“El reciclaje tiene fuertes límites. Un primer problema es que casi no se está llevando a cabo porque no existe una política pública apropiada, porque los aparatos no están diseñados para la recuperación de los componentes, pero sobre todo porque el sistema necesita acumular materiales de forma constante”.

“La crisis energética no supone únicamente una sustitución de unas fuentes energéticas por otras, sino una reconfiguración total del orden socioeconómico basado en los combustibles fósiles”.

“La dependencia del alto consumo material y energético de nuestro sistema, el límite de disponibilidad de estos recursos y la falta de opciones marcan la inevitable quiebra de la civilización industrial”.

“Proyectar esperanza en el futuro, fruto de nuestro trabajo colectivo, es imprescindible, para evitar una profecía autocumplida: esa que afirma que tras el capitalismo global sólo está el fascismo.

“La desigualdad es estructural, ya que resulta imprescindible para el funcionamiento del capitalismo y, a la vez, constituye una consecuencia de su desarrollo. También es resultado de los modos de vida y de las infraestructuras construidas”.

“Sólo mediante un renovado dominio sobre el cuerpo femenino está siendo posible sostener las tareas de cuidados y, al tiempo, intentar mantener los beneficios empresariales. Se está reforzando la adjudicación a las mujeres de la realización gratuita de las labores de reproducción social y, a la vez, de los trabajos remunerados más precarios y mal pagados (De forma más profunda, las relaciones de poder en lo macro se tienen que reproducir en lo micro y su expresión principal es el patriarcado)”.

“Es imprescindible avanzar en el control social de los medios de producción y sustraer del mercado cada vez más actividades. Sólo a partir de estas dos líneas podremos avanzar consecuentemente en la construcción de la autonomía social, en capacidad de decisión y control democrático de los procesos básicos de la vida social”.

“Necesitamos estrategias que conduzcan a la creciente desmonetización de la vida social, lo que paralelamente potenciará la desmercantilización”.

“La reducción de las emisiones sólo es posible con un descenso de las horas dedicadas al empleo (-10%). Si se plantease una jornada semanal de 30 horas y el empleo se distribuyese de forma homogénea entre la población activa, el resultado sería un incremento del empleo del 7%”.

“El metabolismo económico se reconfiguraría para intentar cerrar los ciclos y no para maximizar la producción. Será necesario su articulación básicamente local, basada en energía solar, y con velocidades de producción y consumo acopladas a las de los ecosistemas”.

Conclusiones:

Vivimos un momento histórico único, en el que se están produciendo al tiempo una crisis energética, material, climática y ecosistémica.

Ni la tecnología ni las fuentes materiales y energéticas sostendrán el capitalismo global y el metabolismo industrial contemporáneo.

Los nuevos órdenes sociales que se estructuren en este siglo tendrán que usar mucha menos materia y energía que los actuales, además de adaptarse a los cambios climáticos y ecosistémicos. Esto implica sociedades más locales, rurales, lentas y austeras.

Pero dentro de estas restricciones, están muy abiertas las posibles formas de estructuración social. Surgen oportunidades de construir sociedades ecomunitarias pero con grandes riesgos de que lo que se produzca sea lo contrario. La capacidad de influencia en esa conformación de los movimientos sociales y sindicales será mayor en este siglo de lo que fue en el siglo XX.

Las alternativas deberían ser capaces de trascender el capitalismo para lo que es clave que avancen hacia una desmercantilización y una desalarización social.

Van ser inevitables fuertes y rápidos ajustes en la matriz económica. Estos cambios significarán una considerable contracción de muchos sectores y la reconversión de otros. El resultado neto podría ser de una pérdida importante de empleos. En ese contexto, son determinantes mecanismos de reparto de la riqueza, del trabajo asalariado y avanzar hacia mayores grados de autonomía social que permitan una emancipación, al menos parcial, del mercado para satisfacer las necesidades humanas.

Salamanca, Gto., abril del 2020.

Categorias
BIÓSFERA
Sin comentarios

Deja un comentario

Publicidad:

Relacionado con

  • BIÓSFERA

    La influencia de los grupos de interés empresarial en la gestión de los instrumentos de la política ambiental en México, 1990 – 2010 Por: Guillermo Alejandro Ramírez Carmona En...
  • BIÓSFERA

    Iniciativa legal ciudadana por el agua Por: Manuel De la Torre Rivera El pasado 5 de febrero, coincidiendo con el aniversario de la firma del acta constitutiva que nos...
  • BIÓSFERA

    Cuando la Madre Tierra nos manda un mensaje Por: Alberto De la Torre Gleason Cuando una sociedad de abundancia que se puede permitir visitas a la Luna, no está...
  • BIÓSFERA

    ¿Vuelta al Estado benefactor? Por: Alfonso Díaz Rey El aumento de la «tasa de ganancia» es contrario al principio de la vida. Enrique Dussel En estos tiempos de crisis...
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: