fbpx

#Estado LA REALIDAD ALCANZÓ A DIEGO SINHUE: FOSAS CLANDESTINAS

Fosas clandestinas en zona popular. Por: Javier Bravo Se confirmó la detección de once puntos positivos con inhumaciones clandestinas en un predio ubicado al final de la calle Leona...

Fosas clandestinas en zona popular.

Por: Javier Bravo

Se confirmó la detección de once puntos positivos con inhumaciones clandestinas en un predio ubicado al final de la calle Leona Vicario en la colonia La Ascensión…

Justo el día que el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo afirmó que “nunca habían negado las fosas clandestinas” existentes en Guanajuato, en la histórica ciudad de Acámbaro finalmente se hizo público lo que era un secreto a voces: fosas clandestinas en un predio ubicado a las faldas del Cerro del Toro, nada más que a 15 minutos de su centro histórico.

“Pues ya se sabía, pero ¿quién va a decir algo?”, indicó un vecino cuyo domicilio se encuentra a solo cinco cuadras del hallazgo reportado por familiares de desaparecidos que, a decir del Comisionado Estatal de Búsqueda, Héctor Díaz Ezquerra, apenas realizarían las primeras exploraciones para organizar las brigadas de búsqueda de manera formal.

Los habitantes de la zona afirman que ya desde hace años en el conocimiento popular, ya se avisaba de sujetos que descuartizaban personas. ¿Entierros? Pues lógico, dicen, en algún lado tenían que meter “tantos restos”.

Algo similar ocurrió con el hallazgo en el predio Racho Nuevo en el Barrio de San Juan, también, muy cerca de la zona del Centro Histórico; ahí fueron reconocidas 65 fosas y 75 cuerpos rescatados. En Acámbaro, al momento se reportan once puntos positivos de los cuales cuatro han sido abiertos con igual número de restos humanos.

Nunca las negamos”

El gobernador de Guanajuato habló por primera vez de estas inhumaciones que investigadores, activistas y familias de personas desaparecidas advierten en más de la mitad de los municipios del estado. No todas con las mismas circunstancias ni dimensiones, pero argumentaron que su existencia es ya razón de sobra para la intervención emergente de las autoridades.

Diego Sinhue Rodríguez Vallejo rechazó que su gobierno niegue la existencia de estos sitios de inhumación clandestina. Al menos de su parte, dijo.

“Te puedo decir que nosotros promovimos la búsqueda de éstas. Repito, creé un fondo para las familias, urgí a los diputados para la Comisión de Búsqueda, nombramos al comisionado de búsqueda y hemos estado interesados en que esto se resuelva. Es un episodio en el que tenemos que trabajar muy duro para que no se vuelva a repetir en el estado”, declaró el mandatario estatal.

No obstante las palabras de Rodríguez Vallejo, para el presupuesto de egresos en 2021, su gobierno asignó nueve millones para búsqueda para las búsquedas de campo, las cuales fueron forzadas a comenzar por los colectivos de familias de personas desaparecidas en agosto pasado, luego de meses de presión.

Sin embargo, el tema del presupuesto para hacer los trabajos en campo, la compra del material y los traslados ha sido una limitante de la comisión que encabeza Héctor Díaz Ezquerra. Este busca ser partícipe de hasta 14 millones de pesos entre federal y estatal, según explicó la Comisionada Nacional de Búsqueda, Karla Quintana.

Incluso, Rodríguez Vallejo justificó al Fiscal General del Estado, Carlos Zamarripa Aguirre, quien hace unos meses negó la existencia de fosas clandestinas en la entidad: “yo creo que él (Zamarripa) declaró conforme a información que se tenía en su momento”.

En las faldas del Cerro del Toro

El municipio de Acambaro está ubicado al sur de Guanajuato, colinda con Salvatierra, Tarandacuao, Jerécuaro y Tarimoro, de hecho, está a solo una hora de la ciudad de Celaya.

El Comisionado Estatal de Búsqueda, Héctor Díaz Ezquerra, confirmó la detección de once puntos positivos con inhumaciones clandestinas en un predio ubicado al final de la calle Leona Vicario en la colonia La Ascensión.

En declaraciones concedidas al portal Zona Franca, el funcionario estatal explicó que se trataba de las primeras prospecciones para la brigada de búsqueda de personas, que realizará la comisión junto con los colectivos de familiares y el acompañamiento de las corporaciones de seguridad.

“La prospección como tal se comenzó a hacer, para la siguiente semana empezar a hacer la búsqueda como tal con familiares, pero esta semana todavía estamos en proceso. Hoy estaremos por allá”, indicó en breves declaraciones.

Indicó también que todavía no se comenzaba, como tal, la búsqueda de fosas clandestinas aunque ya se contaba con indicios, es por ello que en un primer reconocimiento realizado por ciudadanos se dio con lugar positivo y se reportó a la policía municipal. Una vez integradas las corporaciones de los tres niveles de gobierno, se abrieron cuatro de los once puntos.

El presidente municipal, Alejandro Tirado Zúñiga, confirmó que las fosas se ubicaron en un predio donde se encuentra una vivienda abandonada, colindante con un gavión que se colocó para evitar los deslaves comunes en el lugar.

Según se notificó a la policía municipal, un grupo de búsqueda de personas desaparecidas localizó el domicilio donde probablemente hubiera una fosa clandestina, que resultó positiva. Explicó que algunos restos fueron encontrados semienterrados, pero aún se ignora el sexo y edades de las víctimas.

Los vecinos de la zona cercana al predio no se sorprenden. Los testimonios indican que los hechos de violencia eran esperados frente al deterioro social paulatino, de las colonias que se encuentran sobre la caída de las faldas del cerro más representativo del municipio y por lo tanto de la cabecera municipal.

Según indican, desde hace muchos años la zona marcada por la calle Río Blanco, está señalada como conflictiva. Desde mucho tiempo antes de que arreciara la guerra entre los grupos criminales, los lugareños ya se cuidaban del pandillerismo y la violencia entre bandas juveniles. Lo demás fue cuestión de tiempo.

Al menos desde hace cinco años la violencia se acrecentó con ejecuciones, ataques a tiros, abandono de cadáveres o restos humanos, como los encontrados en julio de 2018 y septiembre de 2019, justo en la famosa glorieta de “La Maquinita” que da la bienvenida a la ciudad en la entrada principal de la cabecera municipal.

Ahora, prometen bajar la violencia (otra vez)

A estas alturas del año, con 3 mil 821 víctimas asesinadas y reconocidas por la Fiscalía General del Estado ante el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el 2020 ya es el año más violento de la historia, tal y como ha ocurrido de forma interrumpida cada año anterior, al menos, desde el 2014.

Frente a este panorama, Diego Sinhue adelantó vísperas. Prometió que para el 2021 los homicidios dolosos disminuirán, pues sostuvo que “afortunadamente la desarticulación de grupo delictivo va a ayudar y que nosotros estamos confiados en que el próximo año va a ir mejorando”.

Lo anterior, aun cuando afirmó que tras la detención de José Antonio N, el Gobierno Federal retiró a mil elementos del Ejército del municipio de Celaya. De hecho, sostuvo que eso no afectará la estrategia de seguridad, debido a que se trataba de un apoyo extraordinario.

“Se retiraron mil efectivos del ejército a partir de la captura (del Marro), un poquito antes los trasladaron a un estado. Pero, no importa eran esos efectivos que eran de las fuerzas especiales que estaban en Celaya (…) Nosotros seguimos trabajando muy bien con los que están en la región, con la Guardia, con los de la Zona Militar”.

Agregó que en lo que va de su administración se ha detenido a alrededor de 950 integrantes de los dos cárteles que están presentes en el Estado.

Categorias
ESTATAL
Sin comentarios

Deja un comentario

Publicidad:

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: