fbpx

#Psicología PODRÍAS SER [email protected] AL CONFLICTO. #Entérate

Por: Betzabé Vancini Romero Psicoterapeuta clínica. Especialista en depresión, ansiedad. Terapia individual, de pareja y familiar. Hay muchas parejas que frecuentemente están peleando y que, si bien los conflictos...

Por: Betzabé Vancini Romero Psicoterapeuta clínica. Especialista en depresión, ansiedad. Terapia individual, de pareja y familiar.


Hay muchas parejas que frecuentemente están peleando y que, si bien los conflictos no escalan en su gravedad, parece que las peleas no tienen fin. Cuando los amigos de estas parejas cuestionan la razón por la que no termina la relación, suele haber argumentos vagos como el tiempo que llevan juntos o lo «buena» que es la relación fuera del conflicto. Lo cierto es que en la pareja también se puede ser adicto al conflicto.

Los componentes más importantes de una relación de pareja son: la comunicación, la afectividad y la intimidad -sexualidad-. Cuando estos funcionan de buena manera, la relación se mantiene estable y podríamos hablar de una relación sana en la que los conflictos se resuelven de manera rápida y sin causar daño. No obstante, cuando la estabilidad en la relación se ha convertido en rutina y rápidamente aparece el aburrimiento, algunas parejas optan -inconscientemente- por agregar emoción a su relación a través de las peleas.

Los motivos para pelear pueden ser variados y en el caso de parejas adictas al conflicto, la mayoría de los motivos son verdaderamente triviales: una palabra mal entendida, un mensaje, un ‘like’ en Facebook, la ausencia de comunicación por un rato o incluso, dejar los mensajes en «visto», por mencionar algunas causas comunes. Entonces, se desata una tormenta: reclamos, gritos, azotones de puerta, colgar el teléfono o incluso terminar la relación. Al menos, por ese día. A las pocas horas o al día siguiente, la relación vuelve a ser la de siempre, vuelve el afecto, la risa, las cosas comunes y en un par de días más aparecerá de nuevo el conflicto.

Siempre que haya un patrón de este tipo dentro de la pareja, habrá que revisar qué sucede con su forma de manejar la rutina o bien, si la actividad sexual es suficiente y satisfactoria para ambos, pues de otra manera, los conflictos seguirán presentándose como una forma de desfogar la frustración sexual o el aburrimiento.

Es importante que ninguno de estos conflictos «cotidianos» escale a situaciones de maltrato o de violencia. Que no se rompan objetos de la otra persona, que no se humille ni se agreda físicamente al otro. En ese caso, estaríamos hablando de una relación no sólo disfuncional sino con un potencial destructivo mucho más grave.

Por supuesto, todo esto tiene solución identificando los problemas que hacen que quienes conforman la relación sean adictos al conflicto entre ellos. Siempre es buena idea asistir a terapia juntos y resolver.

 

Imagen de la web

Categorias
EDITORIALES
Sin comentarios

Deja un comentario

Publicidad:

Relacionado con

  • LA REFINERA

    REELECCIÓN: EL LEGADO DE TERROR. Dice Beatriz Hernández que tres años de Gobierno no son suficientes para dejar un legado a los salmantinos; yo creo que más que legado...
  • LA CHACHALACA

    Mis compas buen dominguito tengan todos ustedes!! Qué tal les fue en el grito?? Yo la neta me la pase espantado, y es que uno distingue entre cuetes y...
  • LA MUGRE POLÍTICA

      Opciones, Divisiones y Opiniones.   Una vez más ya está bien engrasada la maquinaria de los de sangre azul para los encontronazos que se vienen en los próximos...
  • E T E R N A J O R N A D A

    Las confederaciones y los sindicatos nacionales siguen en el PRI Por: Oscar Alzaga* La Confederación de Trabajadores de México (CTM), la Confederación Regional de Obreros y Campesinos (CROC), otras...
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: