fbpx

#BIÓSFERA Con la lumbre en los aparejos.

Por: Alfonso Díaz Rey «Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre. «Ahora tomamos...

Por: Alfonso Díaz Rey

«Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.

«Ahora tomamos conciencia de este problema cuando casi es tarde para impedirlo.»

Fidel Castro. Cumbre de Río de Janeiro. 12 de junio de 1992.

Inundaciones en Alemania año 2021

Incendios forestales que arrasan enormes extensiones de bosques y selvas, con graves afectaciones al hábitat y la vida de especies vegetales y animales: lluvias atípicas y severas inundaciones que ocasionan grandes daños y pérdidas en el campo y ciudades; fuertes ondas de calor que asolan a todo ser vivo; prolongadas sequías, derretimiento de glaciares y hielos polares; incremento del nivel medio del mar; fenómenos meteorológicos extremos y muchos otros efectos que guardan estrecha vinculación con el cambio climático, parece que serán el pan de cada día en las informaciones de los medios noticiosos.

El reciente informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático, de las Naciones Unidas, por cierto nada alentador, refuerza la necesidad de enfrentar un problema que si en 1992 se planteaba como de tardía atención, ahora es de extrema urgencia, sobre todo porque sus devastadores efectos están a la orden del día.

La aceleración del incremento de la temperatura media global coincide con el inicio del desarrollo y crecimiento industrial, hace un siglo y medio; coincide también con el surgimiento de los monopolios y la fase imperialista del sistema capitalista.

Aunque los efectos severos atribuibles al cambio climático se padecen desde mediados del siglo pasado, no fue sino hasta la década de los noventa que iniciaron los intentos «serios» a escala internacional para atender ese problema.

Incendios forestales en Canadá y E.U.A.

Si los resultados de esos intentos han sido poco o nada alentadores, se debe a que quienes los han propuesto e impulsado son los mismos que de una u otra manera han sido los causantes de la generación de los gases y otros contaminantes que provocan tal desequilibrio climático. No es casual que el 71 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero provengan de las 100 empresas monopólicas más grandes del planeta.

De ese modo, desde la óptica capitalista, cualquier tipo de solución cuidará, en primera instancia, los intereses del gran capital, y a ello se deben fundamentalmente los magros resultados de lo que se ha intentado y la agudización de un problema que de continuar buscándole soluciones por ese camino, nos llevará a un punto en el que solamente quedará la búsqueda de formas para prolongar nuestra agonía y la de otras especies, para que el planeta, mediante un largo proceso de resiliencia, recobre un equilibrio que permita la presencia y desarrollo de formas de vida entre las que, posiblemente, no estemos nosotros.

Tal escenario, que pareciera muy drástico, dantesco, pesimista y hasta tenebroso, es posible evitarlo.

Entre otras cosas, el enfoque del problema tendrá que ser diferente, humanista, solidario, con equidad, que privilegie la vida en todas sus manifestaciones y, primordialmente, anticapitalista; con la más amplia y democrática participación de los pueblos del mundo, sobre todo los originarios, de quienes tenemos mucho que aprender.

Solamente las soluciones que surjan desde abajo, con la adecuada utilización de la ciencia, la tecnología y la experiencia acumulada, podrán hacer frente a los efectos de ese fenómeno climático y, en parte, revertirlos, para preservar la más maravillosa manifestación del universo y la naturaleza: la vida.

Cuánta razón tuvo Fidel Castro cuando cerró su intervención en la Cumbre de Río de Janeiro, con estas palabras:

«Cesen los egoísmos, cesen los hegemonismos, cesen la insensibilidad, la irresponsabilidad y el engaño. Mañana será demasiado tarde para hacer lo que debimos haber hecho hace mucho tiempo».

Salamanca, Gto., 20 de agosto de 2021.

BiósferaPágina 3

Categorias
BIÓSFERA
Sin comentarios

Deja un comentario

Publicidad:

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: