fbpx

🔴🔴SOLEMNIDAD DE CORPUS CHRISTI SE LLEVARÁ A CABO DEL 2 AL 11 DE JUNIO DEL 2021 EN SALAMANCA.

LA OCTAVA DE CORPUS CHRISTI EN SALAMANCA (GALERÍA DE FOTOS) Este 2021 se cumplen 309 años del Corpus Christi en Salamanca y aunque el programa no se llevará a...

LA OCTAVA DE CORPUS CHRISTI EN SALAMANCA (GALERÍA DE FOTOS)

Este 2021 se cumplen 309 años del Corpus Christi en Salamanca y aunque el programa no se llevará a cabo de la misma manera que antes de la pandemia, no cabe duda que es una de las celebraciones que más nos representa.
Este 2021 se cumplen 309 años del Corpus Christi en Salamanca y aunque el programa se llevará a cabo solamente con una celebración eucarística para cada gremio y sin pirotecnia para evitar aglomeraciones, no cabe duda que es una de las celebraciones más icónicas de nuestro municipio, por ello, vale la pena compartir algunas imágenes de años anteriores con las que se puede recordar esta importante tradición.

Cabe destacar que, aunque no será la misma esencia, esta celebración que tendrá lugar del 2 al 11 de  junio y según el programa de este año, las  eucaristías para celebrar a los gremios comenzarán en el siguiente orden:

Gremio de Herreros y Alumineros

Gremio de Panaderos

Gremio de Comerciantes

Gremio textil y artesanos

Gremio de tablajeros

Gremio de albañiles y ladrilleros

Gremio de zapateros y fotógrafos

Gremio de mecánicos y refaccionarias, verificaciones y servicio urbano

La solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo se llevará a cabo el próximo jueves 3 de junio en una celebración presidida por el obispo de Irapuato Enrique Díaz Díaz a las 12 horas.

Para recordar la celebración de estos años te presentamos fotografías del historiador salmantino Benjamín Arredondo quien se ha encargado capturar estos momentos en el año 2013.

    El Jueves de Corpus se considera el tercero de los Tres Jueves Grandes, festividades que siempre se han celebrado en Salamanca los Jueves Santo, el de la Ascensión y el de Corpus, asociados a la última etapa de Jesús en la tierra que conocemos como Pasión, Muerte y Resurrección. Estas fiestas de Corpus están asociadas, además, a las antiguas tradiciones romanas y celtas que fueron adoptadas en la Europa medieval dentro del concepto de la celebración de la Eucaristía. A su llegada a México, los evangelizadores adaptaron el sentido de la fiesta del Corpus Christi integrándolo a la celebración de los distintos gremios que se fueron constituyendo en la Nueva España.
     Antes de la llegada de los conquistadores, en México la organización social ya contemplaba el concepto del gremio dentro del Calpulli, que eran familias numerosas que se dedicaban a laborar la tierra y a producir diversos objetos de barro, piedra, palma, etc. Cada uno de ellos vivía en una zona de la población, la organización social estaba relacionada a la organización gremial. La riqueza encontrada, especialmente en las minas, contribuyó a que en el siglo XVII la fiesta del Corpus Christi se volviera la más importante del año, sin contar la Semana Santa o la Navidad, el Corpus llegó a ser el acto religioso y social más grande de la ciudad de México en el cual, por ejemplo, la gente estrenaba ropa, detalle que nos dice de la relevancia del día.
Salamanca, lo sabemos muy bien, fue fundada en 1603, comenzaba el siglo XVII. Siglo que no fue precisamente de esplendor en la ciudad pues sus fundadores se enfrentaron al problema que representaba la inundación, durante el verano, de las tierras del norte. El sur, el valle de Santiago fue que adquirió mayor importancia y generando mayores ganancias a los tenedores de sus tierras. Incluso los frailes agustinos pensaron en mover su convento a Valle de Santiago. El siglo XVIII fue una mejor centuria para la villa de Salamanca, además su parroquia, la dedicada a San Bartolomé había sido ya casi concluida (la que conocemos como Parroquia Antigua), sería esa la sede de la fiesta del Corpus Christi que adquirió el nivel festivo de una Octava.
   De los gremios que fueron los que originalmente participaban en esta festividad no hay un dato preciso, sin embargo sabemos que ya se habían instalado algunos obrajes en la villa, principalmente los que producían telas. Había también producción de velas, seguramente había herreros, panaderos, tortilleros y, claro es, los labradores que serían los más numerosos. De lo sencillo o galana que era la fiesta no tenemos idea pues no hay documentación al respecto, así correría todo ese primer siglo de la celebración de la Fiesta del Corpus Christi en la villa de Salamanca  durante el siglo XVIII.
    Comenzado el siglo XIX labradores y textileros aumentarían en número, serían esos los dos pilares de la industria de la villa. Lucas Alamán anota en su Historia de Méjico que en plena efervescencia del movimiento de Independencia, a lo lejos se veía, desde Irapuato, que en Salamanca había fiesta. No menciona que fueran los Corpus, pero, por la fecha, intuimos que ese tronar de cuetes estaban asociados a la fiestas gremiales. Ya para mediados del siglo, siendo cura de la villa Vicente Saavedra surge en Salamanca otra próspera industria: la de la porcelana. Seguramente también tuvo ese gremio una participación activa en las festividades. Un listado de los gremios participantes en esa segunda mitad del siglo XIX la podemos ver aquí.
   Es para la segunda década del siglo XX cuando tenemos, finalmente, una relación de la forma en que se llevaban a cabo las fiestas de la Octava de Corpus Christi, es Rojas Garcidueñas quien lo rescata para la memoria de Salamanca eso lo podemos consultar en su libro Salamanca, recuerdos de mi tierra guanajuatense.
    En otros años, en la calle Juárez, a las 5:00 de la tarde, hora que el calor está en pleno, comenzaba el desfile de la cera, consistente en que los miembros del gremio encargado del día llegaban acompañados de una banda, portando la ofrenda al templo, en este caso el Santuario del Señor del Hospital, consistente en una buena cantidad de velas con los decorados propios de la fecha.
En 2013 los participantes hicieron una entrada festiva al templo, siempre con la música, para comenzar a decorar el recinto con flores y velas, continuaba una misa y para las 9 de la noche se quemaba el castillo. Así tendría que suceder cada día, hasta el día noveno día que concluirá la festividad. Por las mañanas, a las 6 horas hay el repique solemne y a lo largo del día, especialmente a las 6, 12 y 18 horas, se oían los cuetes que nos indicaban que en Salamanca hay fiesta, fiesta que lleva ya tres siglos de celebrarse.

Con información de nuestro colaborador Benjamín Arredondo

Categorias
GENERAL

Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Relaciones Públicas, maestría en Mercadotecnia y docente. Interesada en educación, medio ambiente y derechos humanos.
    Sin comentarios

    Deja un comentario

    Publicidad:

    Relacionado con

    WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
    A %d blogueros les gusta esto: