#Tiemposquenovolverán VIERNES DE DOLORES, UNA TRADICIÓN QUE TRASCIENDE EN NUESTRO ESTADO.

Año con año el viernes de Dolores es una de las más bellas tradiciones de Guanajuato, previo a la semana santa, en Guanajuato, celebramos el viernes de Dolores, una...

Año con año el viernes de Dolores es una de las más bellas tradiciones de Guanajuato, previo a la semana santa, en Guanajuato, celebramos el viernes de Dolores, una de las tradiciones más representativas de esta región.
Se trata de un día dedicado a la Dolorosa, la costumbre es colocar un altar en el interior de las casas, fuentes públicas y los templos de la ciudad, adornados con un tono morado, naranjas agrias, banderillas de papel dorado y trigo germinado, flor de manzanilla, hinojo, mastranzo y yerbas de olor.
La mayoría disfrutamos de éstas fiestas, pero quizá desconocemos el porqué de las mismas, de dónde proviene o porqué lo celebramos, he aquÍ una pequeña reseña del origen de la tradicional fiesta.

Viernes de Dolores
La veneración a la Virgen de los Dolores, según la Iglesia Católica, se realiza el último viernes de Cuaresma, día en el que se conmemoran los 7 dolores que vivió la Virgen María durante la pasión y muerte de su hijo Jesucristo.

En la ciudad de Guanajuato la remembranza se realiza a través de altares levantados en honor a la Virgen de los Dolores, en los que se regala agua o nieve que simbolizan las lágrimas de María y cuyo montaje se ha convertido en toda una tradición que llena de colores y aromas florales al centro de la ciudad.

El origen de la tradición del Viernes de Dolores en Guanajuato se remonta posiblemente a los principios del siglo XVII, cuando los franciscanos realizaban en las calles representaciones de Semana Santa y se adoraba a la imagen de la Virgen de los Dolores que se encontraba en un nicho frente a los templos de hospitales, sobre el callejón conocido hoy como Subida de Hospitales. Debido a su ubicación, es muy probable que la imagen fuera visitada constantemente por los pacientes o familiares para elevar plegarias y ofrendar flores.

De acuerdo al pintor y cronista Manuel Leal, la celebración del Viernes de Dolores como tal se inició en 1885. El centro de la tradición son los altares elaborados por elementos que representan el sufrimiento de María al saber que su hijo había sido condenado a muerte; los elemento son:
Manteles y flores blancas simbolizando la pureza de la Virgen; naranjas amargas que evocan a la aflicción, pero que se pintan de dorado para recordar la alegría de la resurrección de Jesucristo; banderitas, manteles y flores moradas como símbolo de penitencia y preparación; flores de manzanilla cuyos colores son emblema de la humildad de María; cirios pascuales y trigo en representación de Cristo como luz y pan de vida; veladoras por la luz de la Virgen, y semillas de chia, agua de sabores o nieve que simbolizan sus lágrimas de dolor. La figura principal es la Virgen de los Dolores o Dolorosa, que se coloca debajo de un crucifijo.

Los altares son colocados desde muy temprano en hogares, instituciones y negocios; la tradición consiste en visitar los altares para darle el pésame a la Virgen, el visitante debe preguntar si la Virgen ya ha llorado y en ese momento se le regala nieve o agua de sabor con chía.

La Virgen de los Dolores es considerada patrona de los mineros, quizá porque que se sentían cercanos a la imagen ya que, al igual que ella, padecían dolor y sufrimiento a causa de la explotación y condiciones precarias bajo las que se trabajaba en la minas.

Es por eso que el Viernes de Dolores también era el día en el que en las minas preparaban de igual manera altares a su Virgen patrona y abrían sus puertas al público en general, quienes se alegraban al poder conocer las maquinarias y tiros de cada mina, recibiendo también agua o nieve. Las mujeres eran quienes al principio de esta práctica disfrutaban de manera más especial dicha oportunidad, debido a que tenían estrictamente prohibido ingresar a las minas pues, según la creencias, las minas se pondrían celosas y esconderían sus piedras preciosas.

La preparación de los altares es un ritual por lo que la venta de las flores para los mismos, comienza desde la madrugada en el Jardín de la Unión, obligando a los comerciantes a arribar la noche anterior, dando paso a la tradición conocida como el “Día de la Flores”.

Datos extraídos de: Tradiciones de Guanajuato. Comp. Mauricio Vázquez González ; estudio histórico José Luis Lara Valdés. Guanajuato (México) : Dirección Municipal de Cultura. Presidencia Municipal de Guanajuato..
Pintura: Manuel Leal Guerrero.

Categorias
ESTATAL
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com