fbpx

CUMPLE 85 AÑOS EL STPRM Y LA CNTPD EMITE MENSAJE AL RESPECTO.

El Sindicato de Trabajadores de la República Mexicana (STPRM) cumple 85 años de haberse constituido y El 15 de agosto de 1935, se lleva a cabo en la Ciudad...

El Sindicato de Trabajadores de la República Mexicana (STPRM) cumple 85 años de haberse constituido y El 15 de agosto de 1935, se lleva a cabo en la Ciudad de México, el Primer Gran Congreso de Organizaciones Sindicales Petroleras, presidido por Eduardo Soto Innes y Moisés de la Torre, donde los representantes de todas las Compañías Petroleras existentes, acordaron la formación de este Sindicato, al respecto, la Coalición Nacional de Trabajadores Petroleros Democráticos emitió el siguiente mensaje:

El Sindicato petrolero se fundó antes de que existiera Pemex, es decir antes de que la industria se
nacionalizara, y siguió operando hasta 2014, cuando oficialmente dejó de ser paraestatal, para convertirse en empresa productiva del estado. Así el 15 de agosto de 1935 se constituyó el Sindicato de Trabajadores.

Petroleros de la República Mexicana (STPRM), y sus orígenes se remontan dos décadas atrás, con la
Unión de Petroleros Mexicanos, formadas por obreros de la refinería El Águila, en Minatitlán, Veracruz, que se habían levantado en huelga reclamando aumentos salariales.
Queda entonces claro que -desde siempre- la fuerza laboral del trabajador petrolero ha sido decisiva para el desarrollo y la consolidación de la empresa, recordemos que, para lograr la nacionalización en 1938, en mayo de 1937 las negociaciones entre el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana y las compañías petroleras no habían logrado llegar a un acuerdo, los obreros demandaban la firma de un contrato colectivo de trabajo. El día 17 del mismo mes, el sindicato emplazó a huelga, la cual se hizo efectiva a partir del día 28. A los pocos días comenzó a escasear la gasolina y otros derivados, lo cual afectó la vida económica de todo el país. Debido a los daños que estaba sufriendo el país por falta de abasto de combustibles, por segunda ocasión, intervino el presidente de la República General Lázaro Cárdenas del Rio, el 7 de junio solicitó a los dirigentes del sindicato levantar la huelga y, debido a que las posturas entre sindicato y empresas parecían irreconciliables, les sugirió plantear el problema como un asunto de orden económico ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. Los trabajadores accedieron y la huelga se levantó el 9 de junio.

Después de dos meses de deliberaciones, el 1 de marzo de 1938, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ratificó el laudo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, negó el recurso presentado por los abogados de los empresarios y estableció como fecha límite el 7 de marzo para que las compañías petroleras dieran cumplimiento a la sentencia. Esta acción dio posibilidad de poder nacionalizar la industria petrolera del país, la historia no se equivoca y quienes la olvidan están obligados a volverla a vivir. La actual dirigencia corrupta perdió los principios sindicalistas enarbolados por los compañeros que en el 35 fueron ejemplo de lucha en el sindicalismo nacional.
Vale señalar que en la época de los gobiernos neoliberales (1982 Miguel de la Madrid Hurtado) que su dirigencia gremial contribuyó invariablemente a esquilmarla siguiendo el plan transexenal de Carlos Salinas de Gortari, en su proyecto privatizador, cobrando salarios y, embolsándose prebendas excesivas, (como el 2% de participación en cada contrato suscrito por Pemex, beneficio obtenido desde la nacionalización de la industria), hasta finales de los años ochenta, la DISOCIACIÓN que se fue construyendo, con los representados significó finalmente el que los DIRIGENTES y sus familias se
dieran lujos de realeza petrolera, nunca aceptamos que de nuestros recursos económicos sindicales
CARLOS ANTONIO ROMERO DESCHAMPS pudiera dar lujos insultantes a sus hijos y familiares, este
abuso significó el total alejamiento de los principios sindicales mantenidos desde su fundación de
honradez, Solidaridad y fraternidad, cambiando por el principio de “PRIMERO YO, Y DESPUÉS YO.”
A lo anterior se suman los millones de pesos obtenidos por la venta de plazas, otros tantos por las comisiones a cambio de autorizar o conseguirle a particulares contratos de proveeduría de bienes o servicios, y toda una lista de “prácticas gansteriles” que hicieron de su organización gremial un ente corrupto, prácticamente desde sus orígenes, y de la petrolera, la más saqueada del planeta… (Ana Lilia Pérez)  Eduardo Soto Innes fue el primer secretario general, seguirían Candelario Pérez Malibrán, Ignacio Pacheco León, Alejandrino Posadas, Joaquín Hernández Galicia, Salvador Barragán Camacho,
Sebastián Guzmán Cabrera y Carlos Antonio Romero Deschamps.

“Los líderes del sindicato petrolero gozaron de un poder inconmensurable, y sus crímenes quedaron
impunes; haciendo caso omiso de las leyes y obligaciones laborales, se empeñaron afanosamente no
en representar a la clase trabajadora, sino a sí mismos, y a sus familias y amigos, así como a los
políticos y empresarios de los que fueron comparsas”.
Los petroleros integrantes de la Coalición Nacional de Trabajadores Petroleros Democráticos (CNTPD) manifestamos abiertamente al pueblo de México que -ciertamente- no hay nada que “celebrar” en este próximo aniversario de nuestra histórica organización sindical. Corrupción voraz, represión sindical, antidemocracia insultante, impunidad escandalosa, saqueo insaciable y permanente, servicio médico pobre e insuficiente, entre otros temas vergonzantes; pero también estamos preocupados por la pérdida de soberanía nacional, causada por la mafia que se enquistó en el poder gubernamental desde hace varios lustros, con la convalidación e instauración de un sistema opresor y dañino, de abierta impunidad, y opuesto a los intereses de los trabajadores petroleros, de México y de sus habitantes.

En nuestra coalición, desde siempre, hemos alzado nuestra voz de alerta debido al deterioro que presenta la economía nacional -hoy atizada por el flagelo de la pandemia que azota a nuestro país y al mundo entero- y por el evidente retroceso en el bienestar, que tienen millones de familias mexicanas, así como el profundo daño a la nación causado por las llamadas “reformas estructurales”, instrumentadas por el gobierno neoliberal de Enrique Peña Nieto, claramente entreguista y contrario a los verdaderos intereses de la nación.
En congruencia con lo anterior, sabemos que un “cambio verdadero”, no es asequible si se logra
exclusivamente mediante una contienda electoral, sino que se precisa redefinir instituciones, modificar leyes, mejorar sustancialmente las prácticas políticas, en lo ético y en lo moral, para regenerar profundamente a nuestra organización y con ello a la Nación entera.
Como trabajadores petroleros, externamos nuestra disposición, compromiso de trabajo y experiencia en todas las actividades inherentes a esta importante actividad, en los distintos procesos, instalaciones y ramas de la industria petrolera nacional.
Por lo que toca a la práctica política sindical, hemos aseverado que la permanencia de Carlos Antonio Romero Deschamps, así como la caterva actual de pillos que lo rodean y que integran el comité ejecutivo general y comités ejecutivos locales, quienes ante la opinión pública nacional e internacional, se han enriquecido escandalosa, cínica -hasta ahora- impunemente, siempre con la complicidad de malos gobernantes, traidores a la patria, es a todas luces insostenible.
Ante esta situación, nuestra participación en la vida político-sindical activa y unitaria de un sindicato nuevo y renovado es necesaria, urgente e impostergable para transformar y enriquecer la vida democrática de nuestro país, de manera directa e inmediata.
Nuestra participación decidida y organizada permitirá fortalecer la capacidad productiva de Petróleos Mexicanos, toda vez que sus números, tanto en el ámbito productivo como en el financiero, se han desplomado y la ahora llamada empresa productiva del estado se encuentra en una situación frágil, tras décadas de saqueo.
En concordancia con el equipo gubernamental actual nuestra organización sindical buscará instrumentar un conjunto de medidas que fortalezcan, primordialmente, la estrategia de Pemex en materia de inversión en nuevos proyectos de exploración y producción, al tiempo de apoyar la ejecución de un plan de mejora fiscal que permita oxigenar y relanzar a nuestra empresa, dejando atrás la obsesión privatizadora de los pasados gobiernos neoliberales.
En materia energética México enfrenta retos importantes en las áreas de inversión, producción, exploración, capacidad de refinación y petroquímica, desarrollo de nuevos yacimientos petroleros, reservas probadas, para dejar atrás la dependencia de importaciones de gasolinas y gas para el desarrollo económico e industrial de México y lograr un equilibrio en los ingresos petroleros y situación financiera de Pemex.

El nuevo STPRM se constituirá en garante confiable y seguro que imprimirá eficiencia, mayor productividad, transparencia y responsabilidad en este importante quehacer y por ello mismo, estamos preparados para asumir este histórico compromiso que hoy asumimos como trabajadores petroleros democráticos.
Es del dominio de los trabajadores que, en el caso del STPRM, el cambio no es fácil, porque hay diversos y poderosos intereses, tanto económicos y políticos, como una estructura vertical antidemocrática que no será fácil de remover, pero también estamos convencidos que tampoco es imposible, si logramos incorporar a una base suficiente y vigorosa de trabajadores congruentes, decididos y bien organizados, para impulsar el crecimiento y el cambio democrático en nuestro histórico gremio.
La recuperación y operatividad de Pemex establecidos en la Declaración de Principios del STPRM, están en concordancia con la tarea histórica que propone el presidente Andrés Manuel López Obrador, sobre la empresa más importante del país no será fácil. Los petroleros la consideramos fundamental, pero sin el apoyo de un sindicato petrolero renovado, democrático e independiente, va a ser imposible su desarrollo e integración, como se ha visto hasta ahora.
Por ello, reiteramos que en este próximo aniversario de la constitución de nuestro histórico sindicato no hay nada que celebrar, y aprovechamos la oportunidad para subrayar que los objetivos inmediatos de la Coalición Nacional de Trabajadores Petroleros Democráticos son:
• Recuperar la unidad y democratizar al sindicato de trabajadores petroleros de la república mexicana
(STPRM);
• Conformar una nueva dirección nacional y democrática en cada una de las 36 secciones sindicales del país y;
• Crear los mecanismos y las condiciones necesarias para instrumentar la nueva política energética y
petrolera que la 4ª transformación está demandando.
En la CNTPD consideramos de la mayor importancia e interés por retomar el diálogo con diversos actores, tales como: legisladores, autoridades diversas, organizaciones sociales y civiles democráticos, así como académicos, entre otros, con objeto de intercambiar diversos puntos de vista y sentar las bases para construir un programa integral de reactivación productiva realista, que atienda los sectores más afectados tanto por la crisis sistémica que enfrentan nuestra industria, como por los recientes efectos del covid19.
Hacer valer la libertad sindical, para que nuestra histórica agrupación sindical sea independiente y autónoma es también premisa fundamental en la construcción de la democracia en nuestro sindicato y, por tanto, en nuestro país.

Categorias
GENERAL
Sin comentarios

Deja un comentario

Publicidad:

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: