Palabras MÁS…PALABRAS Menos

Por Iván Juárez Popoca Guerrero. ME PUEDE DAR UN INFARTO EN CUALQUIER MOMENTO (hace una semana le pasó a un conocido que tan sólo tenía 40 años,) puedo rodar...

Por Iván Juárez Popoca Guerrero.

ME PUEDE DAR UN INFARTO EN CUALQUIER MOMENTO (hace una semana le pasó a un conocido que tan sólo tenía 40 años,) puedo rodar por las escaleras mientras subo esta caja, me puede atropellar un carro, etc. Gracias a Dios estoy muy consciente de ello –al menos por breves lapsos de conciencia- y por eso me asombra como la mayoría perdemos el tiempo con un egoísmo absurdo, avaricia, vanidad, rencor, preocupaciones… en lugar de reir y realizar cosas relacionadas con el amor…

Muchos dicen que eso ya se sabe, que no tiene caso estar recordando a la muerte, a la “niña blanca” como algunos le dicen, les parece de mal gusto hablar de ella.

Un joven monje le preguntó a un sabio oriental que en que consistía su sabiduría y él contestó: “mi sabiduría consiste en que sé que hoy puede ser el último día de mi vida”. El discipulo repeló diciendo “ Eso todo el mundo lo sabe”. Sin embargo, el maestro apuntó: “no…la mayoría solamente lo piensa, yo lo siento…eso hace la diferencia.”

Analizando nuestras vidas podemos darnos cuenta de que perdemos mucho tiempo en cosas sin trascendencia, no hacemos otras por miedo y posponemos muchas satisfacciones como sí tuviéramos el futuro asegurado. Los seres humanos nos la pasamos preocupados por futilidades y no procuramos entrar en contacto con lo esencial. Y es que –como dijo el maravilloso “Principito” de Saint-Exupery- “Lo esencial es invisible para los ojos, sólo con el corazón se puede ver bien.”

Sin embargo, sí le dices esto a muchos trabajadores que viven en la angustia del porvenir económico y que luchan denodadamente por tener más cosas, no te entenderán. Sí tratas de transmitirle a la idea a un potentado de esos que no tienen llenadera y que, ya ancianos, trabajan de las 7 A.m hasta la media noche, te tildará de orate, tonto e indolente. Este tipo de personas viven en una inmortalidad imaginaria, atrapados en una camisa de fuerza invisible que los lleva a perseguir el lucro como el principal objetivo de su existencia. Ya están en el lecho de muerte y preguntan “¡cómo va el negocio!.”

Y así nos vamos perdiendo de la magia, de experimentar las emociones más bellas y positivas. Así nos dejamos llevar por la rutina, por el ego y la soberbia. Así nos morimos antes de estar muertos.

Si todos estuviéramos realmente conscientes de lo pasajero de nuestro paso…el mundo sería pacífico, solidario, feliz, más hermoso.

Categorias
EDITORIALES
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

  • LA REFINERA

      DORMIDOS.- Dormidos en sus laureles pareciera que continúan sindicos y regidores de las fracciones de Morena, Pri y de los dos candidatos independientes en el Ayuntamiento, quienes a...
  • BIÓSFERA

    Jardines en Salamanca Por: Guillermo Alejandro Ramírez Carmona Aprovechando algunos conceptos de un documental que vi sobre Helsinki capital de Finlandia en relación a la forma en que mantienen...
  • Palabras MÁS…PALABRAS Menos

    Por: Iván Juárez Popoca Guerrero. CONTRA LO QUE GENERALMENTE SE PIENSA, aún hay un gran interés en la literatura, y en los libros. Y hago la distinción porque la...
  • LA CHACHALACA

    Mis compas buen dominguito tengan todos ustedes!! Ahora sí, oficialmente comenzó el maratón Guadalupe-Reyes y eso me hace feliz, aunque a mi hígado no tanto, pero sin más preámbulo...
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com