fbpx

ETERNA JORNADA En alto riesgo la salud y la vida en los centros de trabajo.

Por: Oscar Alzaga* Cada vez hay mayor conciencia en el mundo de que la pandemia está lejos de terminar y, que aun donde logren avances, si hay descuidos puede...

Por: Oscar Alzaga*

Cada vez hay mayor conciencia en el mundo de que la pandemia está lejos de terminar y, que aun donde logren avances, si hay descuidos puede rebrotar la Covid-19 con la cauda de daños que conlleva. Por lo que nadie debe bajar la guardia en los cuidados y la responsabilidad compartida entre todos los integrantes de la sociedad. Las autoridades de salud han insistido en que la población participe en los cuidados y medidas preventivas para no retroceder.

Erradicar la pandemia no es obra de unos cuantos sino de todos.

Por eso no se entiende que en establecimientos de trabajo se excluya a las y los trabajadores y sindicatos, de cuidar su salud y su vida de modo corresponsable con los patrones, cuando es obligatorio por Ley formar y hacer funcionar las comisiones mixtas de seguridad e higiene. Oficialmente se ha dejado esa labor a inspectores y patrones, sin incluir a los responsables de su propia salud: a las y los trabajadores.

Hasta ahora los gobiernos (federal y estatales) y más, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) no han lanzado una convocatoria y campaña nacional dirigida a sindicatos y patrones; a trabajadores y patrones, para integrar las comisiones mixtas en la mayoría de los centros de trabajo del país. Dejan esa labor a autoridades y patrones, excluyendo a quienes son mayoría en los centros laborales: los trabajadores.

También es obligatorio por ley, que en los Contratos Colectivos de Trabajo (CCT) se establezcan las comisiones mixtas de seguridad e higiene en cada establecimiento de las empresas. Pero en la mayoría de los sindicatos de la CTM y CROC esas comisiones son letra muerta porque las dirigencias sindicales se subordinan a los patrones, como parte de la política laboral impuesta en 36 años de neoliberalismo.

El CCT de Cananea -entre la CTM y Grupo México de Larrea-, establece que los asuntos laborales se atiendan en las oficinas de la empresa, no en el proceso de producción donde los mineros pasan más de 8 horas diarias. Deja a los jefes de confianza en plena libertad de explotar a los obreros, sin la intervención del sindicato de la CTM. La seguridad e higiene en la mina es mucho peor, por los altos riesgos y peligros. Claro, el CCT de cananea es un modelo de contrato de protección patronal.

No olvidemos que la mayoría de los CCT son de protección patronal, lo saben bien la STPS y la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, lo que hace a la pandemia más grave en los centros de trabajo. No se puede tapar el sol con un dedo ni omitir la responsabilidad, pues ya van varios casos en maquiladoras, minas y otros establecimientos en los que crecen los contagios, los enfermos y los muertos.

¿Qué esperamos para actuar, que la pandemia se vuelva incontrolable en los centros de trabajo?
Hay muchos cambios que hacer en el mundo laboral, el T-MEC urge al país en temas de: libertad sindical, ejercicio del voto secreto, libre negociación colectiva y erradicar los contratos colectivos de protección patronal. Incluso llamar a concientizar a los trabajadores y patrones en que las organizaciones sociales sean independientes, sin duda es muy importante. Pero más urgente es concientizar y que participen los trabajadores en el cuidado de su misma salud y vida en los centros de trabajo, en las comisiones mixtas de seguridad e higiene.

El capítulo 23 del T-MEC dedicado al trabajo y su anexo 23-A, dedicado a México, desde el 1 de julio de 2020 pone al país y el tema laboral en un aparador internacional, y trinacional en lo inmediato. Su contenido laboral es progresista, llama a cumplir con las leyes vigentes, en primer lugar pone la libertad sindical, la libre negociación colectiva, la independencia sindical, el voto secreto de los trabajadores en la vida sindical y en la negociación con la empresa; reivindica la democracia y bilateralidad laboral.

Con mayor participación y recursos de los sindicatos y trabajadores de México, Estados Unidos y Canadá, evitan repetir la simulación del TLCAN y los Acuerdos Paralelos, Ambiental y Laboral, que fueron una burla, nunca funcionaron las quejas obreras de 1994 a 2019. Parte fundamental de la libertad sindical es la salud y la vida, como derechos humanos indivisibles y universales, así lo señala el artículo primero constitucional.

En nuestro país es urgente que las normas del trabajo se cumplan, nada garantiza la reforma laboral ni un tratado si no tenemos un tribunal laboral honesto e independiente encargado de la justicia, del acceso a ella por los trabajadores. Justo el papel de los tribunales de trabajo es que las leyes se apliquen para que haya justicia. Las mejores reformas no van a ningún lado sin motor para caminar, junto con el papel activo y organizado de los trabajadores.

36 años de neoliberalismo llevaron a una sobrerrepresentación patronal en la sociedad, a una sobre organización nacional e internacional y vertical en su mando: la oligarquía, nada nacional ni nacionalista.

En contrapartida, la organización, unidad y fuerza trabajadora en la sociedad retrocedió como nunca. No hacer frente a la pandemia en el mundo laboral es retroceder a la tragedia. En cambio, la organización y diálogo que reclama formar las comisiones mixtas de seguridad e higiene, sería el primer paso de la participación de los trabajadores en los urgentes grandes problemas nacionales.

*Abogado, miembro de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos y la Asociación Latinoamericana de Abogados Laboralistas.

Categorias
EDITORIALES
Sin comentarios

Deja un comentario

Publicidad:

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: