LA ESTATAL / Rendija Política

Por Adolfo Enríquez Vanderkam

20161216_134902

El jovencito presidente del municipio de Salamanca está viviendo en carne propia que gobernar no es cosa de juego y que para dar resultados no importan padrinos, lo que es necesario son conocimientos, experiencia, sentido común y un verdadero equipo de profesionales que los auxilien y apoyen en todas y cada una de las áreas de su administración.

Con poco oficio y olfato político, Antonio Arredondo Muñoz fue sacado de una zona de confort que tuvo tres años como secretario particular de Justino Arriaga Rojas y sin más preámbulo, fue elevado al cargo de presidente municipal y, perdido en un mar de complejos problemas, no atina a dar resultados a una sociedad que ve como su ciudad se sumerge en la inseguridad y la violencia.

Primero con Juan José González González y hoy con José Fernando Adrián Ruiz al frente de la Coordinación General de Seguridad Ciudadana, Antonio Arredondo no logra por lo menos dar la impresión que le preocupa y ocupa los índices delictivos que día a día se incrementan en Salamanca, además de la ola de ejecuciones nunca antes vistas en la ciudad y que tienen a los ciudadanos con temor y zozobra.

Y es que ser presidente de Salamanca es algo más que dar declaraciones y cortar listones inaugurales, pues eso bien lo puede hacer un publirrelacionista. Hoy se requiere mucho compromiso y tener la sabiduría necesaria para dar prioridades a los temas que más reclaman los gobernados y uno de ellos es sin duda alguna la seguridad.

Va casi la mitad del trienio de Antonio Arredondo y no se conoce un plan de seguridad concreto, profesional y realizable, que venga acompañado de políticas de prevención del delito, trabajo transversal de todas las dependencias para lograr objetivos que incidan en más tranquilidad en las calles, trabajo de inteligencia, planeación de operativos y una real coordinación con los diferentes niveles de gobierno, además de estrategias y capacitación constante de las corporaciones de policía y tránsito.

Antonio Arredondo Muñoz está impávido, esperando que por arte de magia se solucione la inseguridad y la violencia y por lo menos tener los mismos índices delictivos de la administración de su antecesor. Pero eso no sucederá, al contrario, o agarra el “toro por los cuernos”, o la situación se le va salir de control y Salamanca de unirá a la lista de municipios más violentos de Guanajuato.

Es hora que el presidente se baja de su pedestal, se ensucie un poco los zapatos y se ponga a trabajar, porque los ciudadanos empiezan a perder la paciencia y con ello, la posibilidad de su reelección se alejará cada día más.

Adolfo Enríquez Vanderkam

Adolfo Enríquez Vanderkam

Adolfo Enríquez Vanderkam

Categorias
EDITORIALES
Un comentario
  • Rogelio deschamps carvajal¿¿
    24 Marzo 2017 at 7:53 PM
    Deja una Respuesta

    Y que además se vaya pensando en la alternancia. Bien por esta editorial, de las que le hacen falta a El Salmantino, y no las que acostumbran, que mas bien parecen chismes.

  • Deja un comentario

    Relacionado con

    • Faja de Oro 36`730

      Por San Agustín “A buena hambre, no hay PAN duro”. O lo que es lo mismo, “a falta de PAN, buenas son las tortas”. Es lo que probablemente esté...
    • Eterna Jornada

      ANTE LA EMBESTIDA NEOLIBERAL EN CONTRA DE LOS TRABAJADORES: UNIDAD DE LA CLASE OBRERA (CUARTA PARTE) Por Alberto Reyna García La clase obrera dividida es impotente para influir en...
    • LA REFINERA

        ACCIDENTADO INICIO Vaya que ha resultado accidentado el arranque de las obras de la avenida del Trabajo, luego de que en la primera semana de iniciadas las labores,...
    • B i ó s f e r a ( Kuxtal / Yolistli )

      La Esperanza Por Alberto De la Torre Gleason Para escribir estas líneas me tomó dar varias vueltas por la cabeza sobre el tema que debería tratar, consultar las noticias...
    Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com