Cómo prevenir el cáncer cervicouterino

Una de las principales formas para prevenir el cáncer cervicouterino y otros tipos de cáncer es evitar los factores de riesgo, entre los que se encuentran el tabaquismo, algunas enfermedades...

Una de las principales formas para prevenir el cáncer cervicouterino y otros tipos de cáncer es evitar los factores de riesgo, entre los que se encuentran el tabaquismo, algunas enfermedades de transmisión sexual y otros más.

El cáncer cervicouterino es la segunda causa de muerte entre las mujeres mexicanas, por lo que es muy importante estar al pendiente de cualquier síntoma para evitarlo.

Sin embargo, hay algunas formas de contribuir directamente a evitar desarrollar el cáncer de cuello uterino. Especialmente es muy importante detectar tempranamente cualquier forma de precáncer antes de que se vuelvan cáncer.

Pruebas para descartar factores de riesgo

Una de las formas más importantes para descartar este tipo de cáncer es acudir a revisiones constantes con el ginecólogo.

Las pruebas para detectar el virus del papiloma humano (VPH) y el Papanicolau. Ambas pruebas podrán ayudar a detectar cualquier síntoma. La Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda hacer estas pruebas cada tres años, a partir de los 21 años.

Las mujeres que son diagnosticadas con cánceres de cuello uterino invasivos generalmente no acudían con regularidad a revisiones ni a realizarse el Papanicolau.

Vacuna contra el VPH

Otra de las formas de prevenir el cáncer cervicouterino es la vacunación que protege contra el virus del papiloma humano. Aunque la vacuna no protege directamente contra el cáncer, ataca uno de los factores de riesgo más importantes.

Esta vacuna tiene mayor efecto en los preadolescentes, además de que muchas veces puede llegar a protegerlos antes de que inicien su vida sexual. Es por eso que se recomienda su aplicación entre los 9 y los 21 años. Lo anterior pues de hecho se cree que después de los 26 años las vacunas ya no son efectivas.

 

 

alimentos-anticancerigenos

 

Alimentación

 

Para prevenir este tipo de cáncer es necesario tener dietas que contengan vitamina A, vitamina C y ácido fólico, pues la deficiencia en las primeras dos aumenta los riesgos un 60%, mientras que la deficiencia en el ácido fólico aumenta las posibilidades a un 40%.

 

Consumir diariamente alimentos en estos grupos ayudará a la prevención del cáncer de cuello uterino.

 

Vitamina A: Aceite de hígado de bacalao, pescado, carne de res y aves, lácteos, huevos, cereales, frutas y verduras de color amarillo o naranja, verduras de hoja verde.

 

Vitamina C: Cítricos (naranja, toronja, limón), pimiento rojo, fresas, papaya, brócoli, melón, kiwi, mango, piña, frutos rojos.

 

Ácido fólico: Brócoli, alimentos de hoja verde (lechuga, espinaca, apio, col), espárragos, calabaza, aguacate, jitomate, betabel, zanahoria, semillas (cacahuates y nueces), leguminosas (frijol y lentejas), fresas, plátano, naranja, toronja, y maíz.

 

 

Uso del condón

Debido a que el riesgo de padecer cáncer cervicouterino aumenta con el VPH y con enfermedades de transmisión sexual, el uso del condón ayudará a la prevención de este padecimiento.

 

Categorias
SALUD
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com