SÍNDROME DEL CORAZÓN ROTO

  Nadie está exento de recibir una muy mala noticia, hacer un coraje muy fuerte o sufrir alguna decepción amorosa. Todas éstas son situaciones cotidianas que, generalmente, no pasan...

 

Nadie está exento de recibir una muy mala noticia, hacer un coraje muy fuerte o sufrir alguna decepción amorosa. Todas éstas son situaciones cotidianas que, generalmente, no pasan de experiencias de nuestra vida sentimental. Sin embargo, a veces no es tan simple como pudiera sonar: tales impresiones podrían causar un padecimiento real en el corazón y ponernos al borde de un episodio cardiaco, aunque de carácter leve, por suerte.

La ciencia ha comprobado que ciertas situaciones de la vida diaria, como tener una discusión, pueden llegar a debilitar significativamente nuestro corazón. Esto es lo que se conoce popularmente como “Síndrome del corazón roto”; el término que los médicos usan es miocardiopatía por estrés tipo Tako-Tsubo.

Esta condición cardiaca fue descubierta, en Japón, en 1990. Su nombre deriva de dos palabras: Tako ‘pulpo’ y Tsubo ‘olla’, referencia a la forma que tiene el recipiente que los japoneses usan para pescar pulpos, que asemeja a la que toma el ventrículo izquierdo del corazón durante la fase aguda de este síndrome.

Síndrome del corazón roto

El “Síndrome del corazón roto” es un fallo cardiaco que puede llegar a confundirse con el infarto al miocardio debido al cuadro de acción que presenta: el síntoma más frecuente es el dolor en el tórax, muy parecido al de un inicio de infarto. Otras molestias de este síndrome pueden ser falta de aire y pérdida del conocimiento. Por fortuna, no tiene el devastador efecto de un infarto de miocardio. Su pronóstico es, por lo general, positivo y la tasa de mortalidad intrahospitalaria está ubicada por debajo del 5%. Sin embargo, es importante mencionar esta diferencia ya que, siendo patologías distintas, requieren diferente atención.

Hay que saber diferenciar de manera correcta a los pacientes que sufren un Tako-Tsubo ya que, además de los síntomas, los registros que se producen en el electrocardiograma y en la ecografía de corazón son muy similares a los de los pacientes con infartos agudos de miocardio. El punto esencial para distinguir entre ambas patologías y tener un diagnóstico correcto suele ser el antecedente de un fuerte golpe de estrés y la ausencia, por lo general, de los factores de riesgo cardiovasculares clásicos, como el tabaquismo, hipertensión arterial o diabetes.

En la gran mayoría de los casos, este síndrome es provocado por estrés físico y/o emocional, siendo ésta última la más compun (de 33 por ciento a 45 por ciento) y aunque no suelen presentarse secuelas tras esta patología, en hasta uno de cada diez enfermos se producen recurrencias debido, por supuesto, a nuevos episodios de estrés, sobre todo si son muy bruscos. Uno de cada cinco casos puede presentar complicaciones, pese a ello, casi todos los que han padecido el “Síndrome del corazón roto” se han recuperado por completo tras unas semanas.

Categorias
TIPS DE SALUD
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com