B i ó s f e r a ( Kuxtal / Yolistli)

Salamanca. Deuda medioambiental Por: Alfonso Díaz Rey   Contaminación en el río Lerma, zona de Salamanca   A nadie sorprende el hecho de que Salamanca sea una de las...

Salamanca. Deuda medioambiental

Por: Alfonso Díaz Rey

 

Contaminación en el río Lerma, zona de Salamanca

 

A nadie sorprende el hecho de que Salamanca sea una de las ciudades más contaminadas del país.

La industrialización durante la segunda mitad del pasado siglo en la región central de nuestro país, específicamente la conocida como el Bajío, aunada a la utilización de fertilizantes químicos, herbicidas y pesticidas en la actividad agrícola, fue el detonador de un proceso de degradación del medioambiente que en nuestra ciudad impactó de manera significativa por la presencia de la refinería de Pemex, la termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad y otras industrias que utilizaban productos del petróleo como materia prima o combustible.

El tipo de desarrollo que se ha producido en esta región de nuestro país generó una serie de problemas que han sido indebidamente atendidos y actualmente requieren, por el bien de la población, una solución urgente.

Dos de esos problemas están relacionados con residuos industriales peligrosos:

Uno, los pasivos ambientales de la empresa Tekchem, la que cerró su planta en Salamanca dejando miles de toneladas de residuos peligrosos que, entre otros contaminantes, contienen DDT, malathión y parathión, altamente tóxico el primero y potencialmente carcinogénicos, además de tóxicos, los otros dos. Estos residuos son generadores de contaminación al aire, al suelo, subsuelo y al agua.

Pasivos ambientales de la empresa Tekchem

 

El otro grave problema que se relaciona con residuos industriales es el «tiradero tóxico» del Cerrito de la Cruz, lugar donde por muchos años la empresa Quidesa dispuso de sus residuos, consistentes en su mayoría de lodos ácidos, provenientes de su proceso de sulfonación de aceites. Esos lodos producen vapores ácidos que contaminan el aire; provocan contaminación del suelo, subsuelo y de los mantos freáticos.

Tiradero tóxico de Quidesa, Cerro de la Cruz

 

Ambos casos constituyen focos de contaminación que afectan a una parte considerable de la población del municipio y a usuarios del acuífero de esta región.

Otro de los problemas que requiere atención urgente es el relativo al agua. La escasez del líquido se suma a los problemas derivados de la contaminación de fuentes superficiales y subterráneas. Además, la insuficiencia en el tratamiento de las aguas residuales municipales e industriales contribuye a la contaminación del río Lerma, que es uno de los más contaminados del país.

Es conocido que temas como residuos peligrosos y cuerpos de agua, superficiales y subterráneos, son de competencia federal; sin embargo, las autoridades municipales tienen el deber de gestionar, ante las instancias competentes del estado y la federación, la solución de los problemas que afectan al municipio. Además de ser los que conocen mejor la situación.

En cuanto a la contaminación del río Lerma, compete al municipio el tratamiento de las aguas residuales de tipo residencial y la vigilancia y exigencia del cumplimiento de las normas de descarga de aguas residuales procedentes de actividades industriales y comerciales; por lo que la gestión de recursos para la instalación de plantas de tratamiento de aguas residuales municipales y la ejecución de esos proyectos significaría un gran avance en beneficio del medioambiente.

Un tema de vital importancia es la atención al Área Natural Protegida Cuenca Alta del Río Temascatío (ANP-CART), la zona más importante de recarga de agua que tiene el municipio de Salamanca.

Es necesario que los habitantes de las comunidades que se encuentran en esa zona tengan acceso a los servicios y recursos que refuercen su arraigo a ese territorio y contribuyan a su preservación; también, la autoridad municipal debe velar por el cumplimiento del Programa de Manejo y, de ser posible la ampliación del área protegida con terrenos ambientalmente valiosos que se encuentran entre la comunidad de San José de Mendoza y la ANP-CART.

La próxima administración municipal tiene la oportunidad de demostrar que el cambio por el que votó la ciudadanía de Salamanca no es otra ilusión, como han sido las que le han precedido; si se empeña en cumplirle a los ciudadanos, éstos no dudarán en brindarle su apoyo y empezaremos una nueva etapa en la vida de nuestra ciudad y nuestro municipio.

Salamanca, Guanajuato, 12 de agosto de 2018

 

Categorias
EDITORIALES
Sin comentarios

Deja un comentario

Relacionado con

  • B i ó s f e r a ( Kuxtal / Yolistli)

    El medioambiente, equilibrio, justicia y paz Alberto De la Torre Gleason La obra de la justicia será paz, y el servicio de la justicia, tranquilidad y confianza para siempre....
  • LA CHACHALACA

    Mis compas buen dominguito tengan todos ustedes!! Ya estamos por arrancar las festividades navideñas, que nervios!! Ya estoy por gastarme el aguinaldo en los regalos, por lo pronto amonos...
  • ETERNA JORNADA

    Las huelgas y las luchas sociales en la Historia (Parte1 de 4) Por: Oscar Alzaga * «Porque más que la ceniza me importa la sangre». Efraín Huerta Amor, Patria...
  • Faja de Oro 36`730

    Por San Agustín “De mañana en mañana, pierde el carnero la lana”. Resulta inevitable dejar de lado el tema de los atracos al erario salmantino, por parte de los...
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com